El síndrome del diente fisurado

El síndrome del diente fisurado es una afección dental bastante desconocida y con un diagnóstico complicado. Generalmente se trata de una pequeña fisura en alguno de los molares que no se observa en las radiografías. Esto es así porque suele ser de reducido tamaño y se localiza en lugares complicados para su diagnóstico, como bajo las encías.

En muchas ocasiones, este síndrome aparece en dientes que no cuentan con caries dentales ni restauraciones. Las personas que lo sufren suelen contar con un dolor exacerbado y momentáneo, sobre todo cuando la pieza dental se expone a temperaturas frías o calientes. Por lo tanto, la sensibilidad dental es una de las pistas que aparecen en el síndrome del diente fisurado.

Síntomas del síndrome del diente fisurado

  • Sensibilidad dental, sobre todo a temperaturas frías.
  • Dolor al masticar o morder alimentos.
  • La prevalencia de este síndrome afecta más a personas de a partir de 30 años de edad.
  • El dolor agudo no es constante como el de la caries dental.
  • Complicación en la localización de la fisura.

Causas y diagnóstico de la patología

Los molares, sobre todo el primer molar inferior y los premolares, suelen ser las piezas dentales con más posibilidades de sufrir este síndrome. Las causas que provocan esta patología dental pueden ser muy variadas:

  • El bruxismo o rechinamiento dental es una de las más comunes.
  • El apiñamiento dental también puede ser el causante del síndrome del diente fisurado.
  • Algunos tratamientos de endodoncia pueden generar esta afección.

En cuanto al diagnóstico, cabe destacar que resulta bastante complicado. Por ello, el mejor consejo que se puede ofrecer es la visita al dentista en caso de sufrir cualquiera de los síntomas descritos con anterioridad.

Si bien es cierto que las radiografías dentales no suelen mostrar las pequeñas fisuras en zonas de difícil acceso, el odontólogo podrá valorar otras cuestiones, como el tiempo que el paciente lleva presentando síntomas. Además, realizará un examen oral completo que, unido a la historia del paciente y la posibilidad de recurrir a una cámara intraoral, hará posible el diagnóstico del síndrome del diente fisurado.

Prevención y tratamiento del síndrome

La prevención de esta patología dental pasa por visitar al dentista de forma periódica y evitar las condiciones o causas más comunes que pueden generar la afección. Por ejemplo, si existe bruxismo es muy importante acudir de inmediato a la clínica dental para solventar el problema y evitar, así, la aparición de otras complicaciones relacionadas, como el síndrome del diente fisurado.

El tratamiento de esta enfermedad dependerá de dónde se localice la fisura dental, así como del cuadro clínico que presente el paciente. A veces la fijación con adhesivo es suficiente, aunque en otras ocasiones es necesario realizar una endodoncia, colocar una corona o, en los peores casos, recurrir a la extracción de la pieza dental.