Sialorrea: ¿sufres exceso de saliva?

La producción adecuada de saliva es esencial para el organismo humano. No obstante, existen dos condiciones que denotan que la cantidad de saliva que se libera en la cavidad oral no es la correcta. La xerostomía o sequedad bucal está ocasionada por una producción de saliva escasa y puede conllevar problemas dentales graves como la aparición de caries o la enfermedad periodontal, entre otros. Por su parte la sialorrea o exceso de salivación sucede cuando el paciente presenta una producción de saliva excesiva y puede estar relacionada con algunas patologías biológicas graves.

Por norma general se suele asociar esta hipersalivación a los bebés. Esto ocurre porque durante el nacimiento de los primeros dientes es habitual que padezcan sialorrea, a consecuencia de la formación dental. No obstante, esta afección puede desencadenarse también en adultos.

La saliva y sus funciones

La saliva es un líquido de consistencia acuosa que se produce en las glándulas salivales mayores y menores. Este flujo salival es variado en su composición, en función de la glándula que lo segrega, pero básicamente está formado por sales, enzimas y proteínas.

La cantidad media de saliva diaria que produce un adulto es de unos 1.500 ml. No obstante, el flujo salival varía constantemente a lo largo del día por diferentes causas, como el contacto con la comida en la boca, la calidad de los alimentos que se ingieren, los niveles de actividad física, etc.

Son muchas las funciones que tiene la saliva en el organismo. Entre ellas, mantener lubricada la cavidad oral es de las más importantes. además, también interviene en la formación del bolo alimenticio, en la deglución y en la digestión de determinados alimentos.

Por otra parte, la saliva es esencial para la salud dental, ya que mantiene el pH correcto de la boca, provocando la remineralización de las piezas dentales y manteniéndolas a salvo del ataque de las bacterias dañinas.

Causas y consecuencias de la sialorrea o hipersalivación

La saliva cuenta con numerosas funciones, esenciales para contar con un organismo saludable. Esto hace que se convierta en una parte muy importante del cuerpo. Por ello, un aumento o disminución considerable de su producción pueda ocasionar algunos problemas. En el caso de la sialorrea, las consecuencias pueden ser psicológicas, biológicas e, incluso, sociales.

Son muchos los posibles desencadenantes de la hipersalivación. La ingesta de medicamentos específicos, algunas enfermedades virales, patologías neurológicas, etc. pueden ocasionar sialorrea.

En cuanto a los tratamientos, lo más importante es detectar el problema. Por lo tanto, si crees que puedes estar padeciendo un exceso de salivación es importante que visites al dentista. Si se confirma que estás sufriendo sialorrea, este te derivará al profesional médico para que pueda determinar el causante de la afección. A partir de este momento, se pondrá en marcha el tratamiento específico, en función del grado en el que se sufre el problema. Además, una buena higiene oral y mantener una dieta sana es importante para la prevención de la hipersalivación.