Sellado dental para prevenir las caries

Algo muy común para prevenir las caries infantiles en los dientes definitivos es el uso del sellado dental. Se trata de una sencilla técnica que permite proteger la dentición definitiva de los niños, sobre todo, para evitar la aparición temprana de caries. Suele recurrirse a los selladores dentales en estas edades tempranas porque todavía no se ha completado del todo el proceso de mineralización de las piezas dentales y su esmalte.

Sellado dental en niños

Los selladores dentales son básicamente unas finas capas de resina compuesta, que se colocan pintando las muelas o en las ranuras o grietas de algunos dientes. Su colocación es totalmente indolora y son bastante efectivos para prevenir la aparición de caries en los niños. Obviamente, siempre será el odontopediatra el encargado de recomendar la aplicación del sellado dental en los menores y, sobre todo, deberá decidir cuáles son las piezas dentales más susceptibles de desarrollar caries. Por norma general suelen ser los molares, aunque es cierto que algunos dientes definitivos nacen con ranuras o fisuras que posibilitan la aparición de enfermedades dentales en los niños.

Hay que tener en cuenta que los selladores dentales son elementos que se pegan en las superficies dentales, por lo que es posible que se desprendan con el paso del tiempo. Por este motivo, las visitas periódicas al dentista son fundamentales. De esta forma el profesional podrá comprobar el estado del sellado dental y su funcionalidad. En el caso de que el sellador se caiga la protección con la que contaba la pieza dental en cuestión habrá desaparecido por completo.

¿Cuándo se suele recurrir al sellado dental?

Por norma general este tipo de tratamientos dentales preventivos suelen ser adecuados para los niños que comienzan a desarrollar sus dientes definitivos. No existe una edad concreta al respecto, pero lo habitual es que las primeras muelas infantiles nazcan entre los 5 y los 7 años de edad. Por consiguiente, a partir de este momento es posible que el odontopediatra indique la colocación de selladores en los dientes.

Los selladores dentales pueden garantizar una protección óptima durante unos diez años, siempre que se acuda a la consulta del dentista con cierta regularidad y se sigan las indicaciones del profesional sobre los cuidados del sellado dental.

Algo fundamental es entender que, pese a contar con el sellado de dientes, habrá que tomar otras medidas para evitar la aparición de caries en los niños. En primer lugar es muy importante prestar especial atención a la higiene dental. Habrá que enseñar a los más pequeños a adquirir unas rutinas óptimas de limpieza dental. Por otra parte, es necesario utilizar pastas de dientes fluoradas que garanticen una mayor protección de las piezas dentales frente a las caries y las bacterias que las provocan. Llevar unos hábitos de comida sana, en los que primen los alimentos saludables y no se abuse de las bebidas azucaradas también es un gesto óptimo para garantizar la mejor salud oral. Y por último, pero no menos importante, acudir al dentista de forma periódica es importantísimo para controlar la salud bucodental infantil.