¿Cómo y por qué se forma la placa bacteriana?

Todo el mundo es consciente de que la placa bacteriana que se forma en las piezas dentales no resulta, en absoluto, positiva para la correcta salud oral. Esto es una verdad completamente asumida que hoy vamos a intentar explicar mucho más detalladamente.

Cabe destacar que la placa bacteriana es una especie de película que se forma en las piezas dentales a diario. Esta película está ocasionada por las bacterias que se alojan en la cavidad oral tras las comidas. Es decir, después de ingerir cualquier tipo de alimentos, los microorganismos se van pegando en los dientes y multiplicándose. Todas estas bacterias afectan de forma muy negativa a la correcta salud bucodental. Desde luego, es importante saber que la placa bacteriana es la principal causante de las infecciones orales más comunes: las caries dentales y la enfermedad periodontal. Podría decirse que la placa es el inicio de este tipo de afecciones.

Formación de la placa bacteriana

Para explicar la formación de la placa bacteriana es importante conocer los procesos por los que pasan los microorganismos bacterianos cuando entran en contacto con la cavidad bucal. No obstante, intentaremos ofrecer una explicación sencilla. Los restos de alimentos que quedan en la boca son los causantes principales de las bacterias que originan la placa.

Por norma general, los alimentos que se alojan en las piezas dentales, y no han sido removidos con éxito, comienzan a liberar bacterias que son capaces de multiplicarse de forma exagerada y rápida. En su fase inicial, la plaza es una película que se forma en los dientes y que es colonizada por este tipo de microorganismos. Si no se elimina efectivamente la placa bacteriana, esta irá aumentando, provocando la formación de sarro.

Cuando la placa bacteriana ya ha derivado en sarro, es imposible retirarla con la higiene dental convencional. Por lo tanto, solamente una limpieza dental profesional podrá eliminar el sarro de los dientes de forma efectiva. Hay que tener en cuenta que dejar que el sarro siga formando parte de las piezas dentales en un error gravísimo, porque esto desembocará en la formación de caries y la posible aparición de gingivitis o enfermedad periodontal.

Cómo prevenir la placa bacteriana

La formación de placa bacteriana es algo inherente a la cavidad oral. Es decir, no hay forma de prevenirla. No obstante, hay que actuar a diario para su remoción y garantizar, así, una salud oral mucho más óptima. Esto significa que la mejor forma para evitar que la placa bacteriana dañe la salud dental es realizando rutinas de higiene oral de forma continuada.

Para conseguir esto es esencial cepillar los dientes entre dos y tres veces al día, prestando especial atención a los huecos que puede haber entre las piezas dentales y bajo la línea de las encías. O sea, que el uso del hilo dental es muy importante. Además, también es obligatorio cepillar la lengua para evitar que las bacterias que hay alojadas en ella vuelvan a reproducirse.

Para prevenir la aparición de caries dentales es importante visitar al dentista periódicamente y someterse a una limpieza dental profesional, por lo menos una vez al año. En estas limpiezas, el profesional retirará la placa bacteriana y el sarro que se haya podido alojar en zonas que no son visibles y donde no se ha realizado un buen cepillado.