¿Por qué sangran las encías? Descubre cómo actuar

Al contrario de lo que gran parte de la población mundial pueda pensar el sangrado de encías no es nada normal. Siempre será indicativo de una afección, que puede ser grave o no. Por lo tanto, se trata de un síntoma o signo de que algo no está funcionando bien en la boca. Así que, si sangran las encías es importante tomar medidas para evitar que la enfermedad siga desarrollándose.

Las encías sangran por motivos muy variados, pero lo más común es que sea la gingivitis la causante de este sangrado. Habitualmente, se produce durante el cepillado dental. Por este motivo muchas personas tienden a pensar que el problema está en el cepillo de dientes o en la presión que se ejecuta durante la higiene dental.

La gingivitis es una enfermedad dental que está ocasionada por la acumulación de placa en la cavidad oral. Esta placa, si no se elimina, terminará mineralizándose y provocando sarro. La placa dental puede removerse perfectamente siguiendo las mejores rutinas de higiene bucal. Por el contrario, el sarro es mucho más difícil de eliminar y será en un entorno profesional donde se tenga que solucionar el problema. Las limpiezas dentales profesionales son muy importantes, en este sentido.

Factores de riesgo para el sangrado de las encías

En torno al 60 % de la población mundial sufre o ha padecido alguna vez a lo largo de su vida encías sangrantes. Por norma general, si este sangrado está relacionado con la gingivitis o inflamación de las encías, el problema tiende a desaparecer en el momento en que se ha controlado esta afección.

No obstante, si la coloración de las encías ha cambiado, oscureciéndose, si se notan las encías inflamadas, enrojecidas o sangrantes y la afección no desaparece en un determinado plazo de tiempo, es esencial acudir al odontólogo para que pueda estudiar el caso y tratar cualquier problema que esté causando dicho sangrado. Teniendo en cuenta que la gingivitis puede derivar en enfermedad periodontal, la visita al especialista es primordial.

Si la gingivitis no se trata y se elimina de forma efectiva, aparecerá la enfermedad conocida como periodontitis. Esta patología afecta a los tejidos que rodean las encías, pudiendo llegar a provocar la pérdida de piezas dentales.

Entre los factores de riesgo más importantes que pueden aumentar el sangrado de las encías están los siguientes:

  • Beber alcohol en exceso.
  • Fumar de forma habitual.
  • Padecer algunas enfermedades sistémicas, como la diabetes.
  • La mala nutrición.
  • La edad también afecta, ya que las personas mayores tienen un riesgo más elevado a sufrir este tipo de enfermedades dentales.
  • Cambios hormonales en el periodo gestacional.
  • Tratamientos dentales mal colocados.

Evitar las encías sangrantes

Pese a lo que se pueda pensar, la prevención del sangrado de las encías está en la higiene dental. Si llevas a cabo unas rutinas adecuadas de limpieza de dientes, la placa será eliminada de la cavidad oral y las encías no deberían de sangrar. Es importante incluir en la rutina de higiene el uso de la seda dental o los cepillos interproximales y enjuagues bucales de calidad.