Salud bucodental durante el embarazo

Las mujeres embarazadas suelen tener bastantes dudas sobre la salud bucodental durante el embarazo. Teniendo en cuenta que en el periodo gestacional el cuerpo de la mujer sufre cambios que pueden afectar a la cavidad oral, es importante conocer los riesgos existentes y la forma de solventarlos perfectamente. En este sentido, en el momento en que se tiene conocimiento del embarazo es primordial llamar al odontólogo para solicitar cita con él y que pueda realizar un seguimiento dental durante todo el periodo de gestación.

Algo muy importante es garantizar la correcta higiene dental durante el embarazo. Seguir las rutinas de limpieza de dientes de forma óptima será un punto a favor a la hora de mantener la salud oral durante estos nueve meses. Además, la dieta adquiere una importancia extrema durante este periodo. Es necesario seguir una dieta equilibrada y saludable, ya que los dientes del futuro bebé se beneficiarán de esto.

Las caries dentales durante el embarazo

Durante el embarazo la salud bucodental se puede ver comprometida. Uno de los principales problemas suele ser la aparición de caries dentales. Esto se ve agravado durante la gestación por los descuidos a la hora de seguir las rutinas de higiene dental. Además, al realizar cambios en la dieta, ya que es habitual que la embarazada coma a deshoras, también es posible que las piezas dentales no estén todo lo saludables que se espera. En este sentido, es fundamental evitar comer dulces o alimentos pegajosos que se queden alojados en los dientes durante más tiempo.

Por otra parte, los problemas dentales durante el embarazo es muy probable que estén asociados a los vómitos que suelen acompañar al primer trimestre de gestación. Los ácidos estomacales que se expulsan a través de la cavidad oral tenderán a debilitar el esmalte, erosionándolo y provocando un mayor riesgo a padecer caries. Para evitar problemas relacionados con los vómitos un buen consejo es enjuagar la boca con agua después de vomitar.

El embarazo y la gingivitis

Se sabe que los cambios hormonales que sufren las mujeres durante el embarazo favorecen la aparición de gingivitis. Se trata de un enrojecimiento e inflamación de las encías, que suele comportar sangrado. Lo más habitual es que la enfermedad de las encías se haga patente durante el segundo y tercer trimestre de gestación. Lo más habitual es que tras el parto la enfermedad de las encías tienda a mejorar. Pero, es muy importante que un odontólogo realice un seguimiento en todo momento.

El granuloma del embarazo es una lesión común que suele afectar a las gestantes durante el segundo trimestre. Se trata de una hinchazón en la zona de las encías. Esto es fundamental que lo siga el dentista para ofrecer los tratamientos más adecuados en todo momento.

Tratamientos dentales durante la gestación

La realidad es que sí que es posible llevar a cabo tratamientos dentales durante el embarazo, aunque siempre estará en manos del odontólogo experimentado hacer las recomendaciones idóneas a cada paciente. Durante el primer mes de embarazo están desaconsejados todo tipo de tratamientos dentales, excepto los de urgencia. En este periodo se forman las principales estructuras del feto y no es conveniente someter a la madre a ningún tipo de estrés.

A partir del segundo trimestre sí que es viable realizar tratamientos dentales. Pero, será el dentista el que pueda facilitar toda la información y riesgos a la gestante. En cuanto a las radiografías dentales durante el embarazo, suelen ser de poca radiación y no están enfocadas hacia el abdomen de la mujer. En principio no habría mayor problema, pero la embarazada debería colocarse un delantal de plomo para evitar cualquier radiación.

Algo importantísimo es evitar la automedicación durante el embarazo en caso de que exista dolor dental o cualquier otro problema relacionado con la salud oral. En estos casos, lo más adecuado es visitar al odontólogo y que sea él quien recomiende cualquier tratamiento. En los nueve meses de gestación existen medicamentos habituales que podrían dañar el desarrollo del bebé. Así que lo mejor es no automedicarse en ningún caso.