El riesgo de erosión dental y caries es mayor en verano

Diversos estudios e instituciones dentales alertan de la importancia de los cuidados bucales durante la temporada estival. Esto ocurre porque se ha podido comprobar que, durante los meses de verano, existe un riesgo mucho mayor a padecer caries y erosión en los dientes. Esto ocurre por el cambio en los hábitos alimenticios durante esta temporada y la sobreexposición al cloro de las piscinas. Además, la higiene bucodental suele descuidarse más.

Más erosión dental y caries en verano

Los expertos dicen que el verano es una estación muy propicia para descuidar la salud dental. Esto lo achacan a los cambios alimenticios, como la mayor ingesta de bebidas azucaradas y helados. Además, consideran que pasar varias horas en la piscina, en contacto con el cloro es perjudicial para la dentadura. Esto último, puede ser causante de graves problemas de erosión dental.

Teniendo en cuenta que los meses estivales, por norma general, conllevan cambios en la dieta, entre los que destacan consumos más elevados de dulces, bebidas con azúcares añadidos y carbohidratos, se han ejecutado algunos estudios para comprobar qué efectos pueden tener estos hábitos veraniegos para la salud dental de las personas. En este sentido, la revista Biotechnology, Biotechnological Equipment, establece una relación muy estrecha entre el consumo elevado de los hidratos de carbono y las caries infantiles.

Tras el estudio se concluyó que este desequilibrio nutricional se puede asociar a un consumo más elevado de azúcar simple, lo que evidencia un riesgo más alto de aparición de caries dental. Por su parte, la Universidad de Valencia, publicó recientemente un estudio en la revista European Journal of Paediatric Dentistry, en el que se demuestra la relación entre el aumento de caries con el consumo muy frecuente de bebidas azucaradas.

Teniendo en cuenta todo esto y que las caries dentales son la enfermedad bucodental con mayor prevalencia entre la población española, se hace extremadamente necesario llevar unos correctos hábitos de higiene dental. Cuidar los dientes a diario es la acción más correcta que se puede realizar para garantizar la mejor salud oral. Además, es muy importante prevenir las caries reduciendo la ingesta de alimentos que pueden resultar perjudiciales para la dentadura si se consumen en exceso, como los refrescos azucarados.

Erosión dental y el cloro de las piscinas

Se ha podido comprobar que la elevada exposición al cloro de las piscinas, provoca muchos problemas de erosión en los dientes. Además, es necesario ser conscientes de que los mitos existentes sobre el cloro son simples bulos que se alejan mucho de la realidad. Por ejemplo, se suele decir que el cloro de las piscinas es un agente blanqueante para la dentadura y, esto, es totalmente falso. Lo que hace, es erosionar el esmalte y debilitarlo.

Si atendemos a una investigación publicada en la revista Journal of Dentristry for Chlidren, en la que se establece que el 28% de los menores, disponen de erosión dental y, de estos, los nadadores habituales que tienen problemas de erosión aumentan al 60%, podemos decir que la sobreexposición al cloro establece un serio problema para la salud bucodental de niños y adultos.

Prevención e higiene dental

Con toda esta información, lo más adecuado es llevar una correcta rutina de higiene dental. Para ello, los dentistas recomiendan llevar el cepillo de dientes encima siempre. Aunque, si esto no es posible, por lo menos sería necesario enjuagar bien la cavidad bucal tras el consumo de bebidas o alimentos ricos en azúcares. De esta forma estaremos consiguiendo que las bacterias no se queden pegadas en los dientes por mucho tiempo y evitamos el mayor riesgo en la formación de caries dental.