¿Qué tipos de aparatos dentales existen?

La ortodoncia, que es el tratamiento en el que se suelen usar los aparatos dentales, es algo muy común en los seres humanos, ya que un gran porcentaje de la población necesita una reestructuración de sus dientes.

Son muchas las personas que llevan aparatos dentales, aunque existe una mayoría que no ha elegido el tipo por sí misma, que no ha escogido, sino que se ha dejado llevar por el odontólogo, que es lo más normal y habitual, ya que es el dentista el que mejor sabe lo que le conviene a las piezas dentales del paciente.

Con este texto, lo que nos planteamos es que conozcas un poco mejor los tipos de aparatos dentales que existen, para que así tengas claro cuál puede ser mejor según la edad o según las necesidades de cada persona.

Tipos de aparatos dentales

En primer lugar, podemos hacer una distinción entre aparatos dentales fijos y aparatos dentales removibles.

-Fijos: estos son los más habituales, ya que son los que mejor solucionan los problemas ortodóncicos, recolocando y alineando las piezas dentales de manera efectiva. Es el caso de los brackets.

-Removibles: son usados, sobre todo, para los problemas de mala oclusión menos grave, de manera que solo se indican en casos muy concretos. Es el caso de la técnica invisalign.

Ten en cuenta que en algunos pacientes es necesario una conjunción entre el aparato dental removible y el fijo, según el problema indicado.

En segundo lugar, hoy en día también se distingue entre aparatos dentales visibles y aparatos dentales invisibles, como vamos a poder ver a continuación.

Una vez hemos hecho estas distinciones, os dejamos con cada tipo de aparato dental:

1. Brackets metálicos: son los más comunes, populares y tradicionales. Se trata de un aparato dental fijo, visible, que se suele fabricar en acero. Actualmente se suele hacer distinción entre los brackets tradicionales y el sistema Damon, mucho más cómodo y efectivo, que además es más suave con las piezas dentales.

2. Brackets estéticos: también conocidos como brackets de cerámica, son algo menos visibles que los metálicos. El mayor inconveniente es que son menos resistentes, por lo que el paciente debe tener mucho cuidado. Ahora mismo se puede elegir entre los brackets de zafiro (de mejor calidad y más transparentes) o los brackets de porcelana.

3. Brackets linguales: tal vez sean los menos conocidos. Se sitúan dentro del sector de la ortodoncia invisible, ya que van colocados detrás de los dientes, sin que se vean a simple vista. Molestan muy poco, porque su grosor es menor.

4. Invisaling: está dentro de los aparatos dentales invisibles removibles. Estos alineadores no se ven y tienen la virtud de poder quitarse sin problemas, para comer cómodamente o efectuar una mejor limpieza bucal. Lee más aquí sobre este tipo de aparatos.