¿Qué son y cómo tratar los quistes dentales?

Los quistes dentales u orales, que se llaman de manera profesional quistes odontogénicos son unas cavidades poco normales pero de naturaleza benigna. En su interior, se suele encontrar pus, que es un material que puede estar en estado semisólido o también en estado líquido, además de una fuerte capa que tiene es un tejido de tipo escamoso y con muchos estratos, que son escamas.

Pues bien, estos dos elementos del quiste odontogénico, el pus y su epitelio, puede llegar a causar graves daños en el interior de la mandíbula o el la zona del maxilar, concretamente en su hueso, provocando en algunas personas que lo padecen una especie de deformidad o también de movilidad de las piezas dentales.

Tratamiento de los quistes dentales

Hay que explicar que el quiste dental/oral es benigno, pese al gran tamaño que puede alcanzar, aunque se presenta en dos formas diferentes. Por un lado están los quistes inflamatorios, mientras que por otro lado están los quistes de desarrollo.

Los quistes inflamatorios se suelen originar por la pérdida de la pulpa dentaria, por ejemplo a causa de una periodontitis que no se ha curado a tiempo. Los quistes de desarrollo están causados, sobre todo, por culpa de tejidos alterados, normalmente por piezas dentales que no han surgido bien o que no se han desarrollado de manera correcta, de ahí su nombre. Y es que los restos de tejidos de los dientes, cuando se están desarrollando en nuestra boca, son los principales causantes de estos quistes odontogénicos.

¿Cómo se tratan los quistes dentales/orales?

El principal tratamiento que se emplea en los quistes orales o dentales es, por supuesto, la cirugía que se emplea con la finalidad de extraer y extirpar el quiste por completo, eliminando todo rastro de éste, puesto que de no ser así, seguirá destruyendo el hueso de las piezas dentales. En menos de cuarenta y cinco minutos, el quiste puede estar totalmente eliminado de la boca, en manos de un cirujano bucal experto.

Pero antes de realizar cualquier tipo de cirugía, el dentista debe realizar un estudio personalizado, que será el adecuado para que el paciente sepa que el quiste será extraído por completo. En algunas ocasiones, en un porcentaje muy bajo de pacientes, si no se elimina el quiste, éste puede ir cambiando, alterándose, hasta que se convierte en una lesión bucal maligna.

Hay que tener en cuenta que los quistes odontogénicos surgen en cualquier momento de la vida y tanto en el género masculino como femenino, de forma que todo el mundo debe estar atento ante este tipo de afecciones.