Qué son los implantes dentales

Los implantes dentales son las pequeñas piezas metálicas que se colocan en el interior de los huesos maxilares de la boca, es decir, bajo las encías. Estos implantes cumplen la función de sustituir a la raíz de los dientes para sostener correctamente a los puentes o coronas que han de colocarse en la boca debido a una pérdida dental ocasionada por cualquier motivo. El dentista aconsejará y recomendará la colocación de implantes en función de su experiencia y las necesidades concretas del paciente que lo visita.

Implantes dentales

Los implantes dentales, por lo tanto, son un soporte muy estable para el diente artificial que hay que instalar en la cavidad bucal. Estas prótesis se deben sentir como muy naturales. Para su colocación, es fundamental que la persona que necesita el implante, disponga de unas encías y huesos alveolares muy sanos.

Los implantes dentales suelen estar compuestos de titanio, aunque cada vez es más frecuente encontrar implantes de zirconio. Ambos materiales son igual de buenos para la labor que se les requiere, siendo decisión del odontólogo la colocación de uno u otro material. Cuando el implante se ha colocado, este realiza una fusión con el hueso generando una raíz dental muy estable, imposible de extraer.

Cómo se colocan los implantes dentales

La colocación de estos implantes dentales se realiza a través de una intervención quirúrgica. Es una cirugía ambulatoria. Es decir, generalmente se realiza en la propia clínica dental, sin necesidad de ingreso ni hospitalización. La pequeña intervención se lleva a cabo, normalmente, con anestesia local. Por este motivo, el paciente podrá marcharse a casa tan pronto haya acabado la cirugía. No obstante, hay algunos casos en los que por las condiciones específicas del paciente, los dentistas recomiendan una sedación más profunda. Aunque, esto, no es lo habitual.

Tras el proceso quirúrgico de colocación de los implantes dentales, si la calidad del hueso lo permite y el cirujano utiliza un buen sistema de implantes, actualmente ya es posible poner la prótesis dental el mismo día de colocación de los mismos. A esto se le llama “carga inmediata”. Es necesario que los implantes elaboren todo el proceso de oseointegración. Es decir, el titanio o zirconio debe integrarse completamente con el hueso para establecer una raíz dental fuerte. Los implantes dentales disponen de una durabilidad muy elevada, siempre que se mantengan sus cuidados específicos a diario.

Cuidados de los implantes dentales

Los implantes dentinarios requieren los mismos cuidados que una boca sin implantes. La higiene bucal es fundamental para evitar cualquier tipo de lesión que pueda mover o desplazar estas piezas metálicas. Si la limpieza de los dientes es la adecuada estaremos alargando la vida útil de los implantes y las prótesis.

Mantener las encías en perfecto estado será muy necesario para evitar posibles patologías como periodontitis o gingivitis. Las enfermedades de las encías que, pueden dañar los huesos son las peores enemigas de los implantes dentales. Por lo tanto, la higiene bucal diaria es la mejor acción que se puede llevar a cabo para que los implantes estén en perfecto estado siempre.