Qué son las caries y cómo tratarlas

¿Quién no ha sufrido caries alguna vez? Lo cierto es que pocas personas se libran a lo largo de su vida de sufrir, aunque sea, una caries. Dolorosa en algunas ocasiones, la identificación de una caries también puede ser el primer paso para identificar otros problemas bucales. Ignorarlas no es la solución, y saber qué son y cómo tratar las caries es algo esencial cara a tener una buena salud bucodental.

Qué es una caries y qué solución tiene

La caries dental es la destrucción o el reblandecimiento del esmalte y la dentina que se origina como consecuencia de la actividad destructora de un grupo de bacterias que producen ácido (placa dental) y están localizadas sobre las superficies dentales. Se inicia en la periferia, progresa en profundidad y conduce a pérdidas de sustancias en forma de cavidades.

Y es que cuanto más tiempo una persona tenga una caries no tratada o no localizada, será peor para el resto de piezas dentales. Las causas de las caries son muchas y muy diversas y es que la propia morfología, composición o maduración del propio esmalte dental incide en mayor o menor grado en la proliferación y desarrollo de las caries. Otra de las causas de las caries es la salivación natural de cada persona, ya que la saliva puede ayudar o no en la protección de los dientes. Se ha comprobado que a mayor disminución de la saliva, mayor proliferación de caries.

Una mala dieta es otra de las causas de la caries. Y es que la acción bacteriana se acelera si nuestra ingesta de hidratos de carbono se acelera, especialmente si consumimos azúcar, refrescos y productos como bollería, caramelos… éstos pueden provocar que el PH de nuestros dientes baje y no se produzca la tan importante remineralización de nuestras piezas dentales. Y como no, la poca o nula limpieza bucal también es otra de las causas de la aparición de las caries. Nuestra boca alberga una enorme cantidad de microorganismos y la interacción entre algunos de ellos puede ayudar a provocar caries. La flora microbiana encuentra en diferentes zonas del esmalte un lugar propicio para su proliferación y es ahí cuando empiezan los problemas para nuestros dientes.

A la hora de tratar las caries es vital acudir a un especialista para que analice el problema y el estado de esa caries. Antes que ello, prevenirla es la mejor solución: una buena higiene bucodental, el uso de enjuagues bucales, aumentar el consumo de alimentos con vitamina K2 esencial en el desarrollo de las piezas dentales… y si has llegado demasiado tarde, lo primero que hay que hacer es que la caries sea retirada para siempre y que su hueco se rellene con una obturación dental o empaste. Pueden ser amalgames dentales plateadas de plata y mercurio, compuestos a base de resina o a base de incrustaciones inlay y onlay fabricadas con cerámica o metal a partir de un molde de la pieza.

Practicar una endodoncia es otra de las soluciones en cómo tratar una caries. Extraer el nervio si la caries ha afectado a la pulpa dental es la solución más eficiente. Se desinfecta la raíz, el diente se queda sin sensibilidad y se rellena. Otra  solución es el absceso dental. Se trata de un último recurso donde el odontólogo extrae la pieza completa y la sustituye por un implante.