¿Qué son las caries del biberón?

Las caries del biberón son un tipo de caries que se producen en la primera infancia de los niños. Por lo tanto, afectan a los primeros dientes o dientes de leche. Que los dientes de leche crezcan sanos y fuertes es fundamental para que sus posteriores dientes definitivos salgan lo más correctamente posible. Esto nos indica que el cuidado de los primeros dientes de los niños es muy importante para comenzar a garantizar una buena salud bucodental en el futuro.

Las caries del biberón están producidas por una desmineralización prolongada de los dientes, debido a las bacterias que se acumulan en los mismos. La placa bacteriana se alimenta de los restos de alimentos que permanecen en los dientes provocando las caries dentales. Cuanto mayor tiempo pasen las bacterias en la boca sin eliminarse más probabilidades habrá de que aparezcan caries en los dientes del bebé.

Los alimentos que toman los bebés suelen tener sustancias dulces que, tras una larga exposición en los dientes, pueden ocasionar las caries. La lactosa, la glucosa y la sacarosa son ingredientes comunes en la alimentación infantil. Por lo tanto es fundamental evitar que los bebés pasen más tiempo del necesario con el biberón en la boca.

Otro error muy común es untar el chupete infantil en alimentos dulces, como azúcar, miel o zumos azucarados. Esto hará que el bebé mantenga sus dientecitos expuestos por mucho más tiempo del aconsejado. Y el ácido que se crea a través de las bacterias puede conseguir desmineralizar el diente produciendo las caries del biberón.

El mejor aliado contra las caries infantiles es la leche materna que, aunque también contiene lactosa, dispone de unas enzimas específicas que colaboran en la prevención del crecimiento de bacterias en los niños. No obstante, la leche materna combinada con otro tipo de alimentación en los bebés también puede acabar provocando algunas caries.

Cómo prevenir las caries del biberón

Para evitar la aparición de estas caries en los dientes de leche de los niños habrá que seguir algunos consejos que lograrán que la salud dental de los bebés sea la más adecuada.

  1. Evitar que el bebé pase mucho tiempo con el biberón.
  2. El bebé no puede dormir con el biberón o con un vasito con zumo.
  3. Si el bebé necesita tener el biberón para dormir o para pasear, es mejor dárselo con agua. Es decir, evitar cualquier bebida que contenga glucosa.
  4. Intentar eliminar el uso del biberón en niños de a partir de 12 ó 14 meses de edad.
  5. Limpiar los dientecitos del bebé después de cada comida. Esto se hace utilizando una pequeña gasita estéril humedecida en agua.
  6. Cuando el niño ya dispone de todos los dientes puede utilizarse un cepillo especial, de cabeza redonda y pequeña y cerdas muy suaves. Se puede aplicar una pequeña cantidad de pasta no fluorada.
  7. Comenzar a utilizar flúor cuando el niño ya sabe escupir la pasta dental.
  8. Realizar visitas rutinarias al dentista desde el primer año de edad para que el profesional disponga de una historia dental muy completa del niño. Él ofrecerá las indicaciones necesarias y particulares sobre cada caso.