¿Qué problemas pueden derivar de un tratamiento con implantes dentales?

La realidad sobre los implantes dentales es que se trata de una de las técnicas quirúrgicas en humanos que menos complicaciones suponen y que cuentan con una mayor fiabilidad. No obstante, es posible que aparezcan algunos problemas tras el tratamiento implantológico. Estas complicaciones pueden estar ocasionadas por diferentes motivos. De todos los implantes dentales que se colocan el 98% se integran perfectamente con el hueso, resultando un éxito absoluto su colocación. Además, cerca del 90 % de las técnicas de implantología dental consiguen que los implantes estén en perfectas condiciones tras quince años de uso.

¿Por qué fracasa un tratamiento de implantes dentales?

Cuando un tratamiento de implantes dentales fracasa se puede deber a diversos motivos y estos problemas pueden surgir en varias etapas del tratamiento. Si el implante dental no se integra debidamente con el hueso, es decir, no supera el proceso de oseointegración, es probable que se deba a la aparición de infecciones o a que las condiciones biológicas del paciente no son las más óptimas.

Por el contrario, los problemas que suceden de forma tardía suelen estar relacionados con fracturas o desajustes en las prótesis implantológicas o por algunos tipos de infección.

Por norma general, cuando cualquiera de estas complicaciones es detectada a tiempo es posible corregirlas debidamente, consiguiendo que los implantes sigan gozando de una vida saludable en la boca del paciente. En este sentido, es importante destacar que las revisiones periódicas con el equipo implantológico son imprescindibles, así como el buen cuidado de los implantes durante toda su vida útil.

La salud e higiene bucodental juega un papel fundamental en la vida de los implantes dentales. Para conseguir que siempre sea la más adecuada, los odontólogos establecerán unas pautas y rutinas, que el paciente que se ha sometido a la colocación de implantes deberá seguir en todo momento. No hay que olvidar que el mayor enemigo de la salud oral es una mala higiene dental.

Por otra parte, también es posible que la planificación del tratamiento y su llevada a cabo en la clínica dental no sea la más acertada, pudiendo derivar en problemas con los implantes dentales. Por este motivo, acudir a profesionales debidamente formados en implantología dental, que están al tanto de todas las novedades en este campo y no dejan de actualizarse, es algo tan importante. Gran parte del éxito del tratamiento depende del abordaje y del plan de tratamiento personalizado.

Cada paciente que se somete a la colocación de implantes dentales será visto como un caso individual y específico por parte del equipo que se encargará de su implantología. De esta forma se diseñará un tratamiento a medida que puede garantizar el éxito de la cirugía y la restauración de las piezas dentales. Además, siempre que surjan complicaciones podrán ser tratadas de forma precoz y efectiva para lograr resultados exitosos.