¿Qué pasa si no te tratas una caries?

Una de las enfermedades dentales más comunes a nivel mundial son las caries. Su aparición se produce a cualquier edad y están relacionadas con los malos hábitos de higiene oral, así como con una alimentación inadecuada. En sus fases iniciales resultan indoloras y su tratamiento es realmente fácil, pero conforme van evolucionando el daño a nivel bucal y sistémico puede ser mayor.

¿Qué es una caries dental?

La caries dental es simplemente la consecuencia de la destrucción de los tejidos de la pieza dental, debido a la desmineralización que produce el sarro en los mismos. La boca es un caldo de cultivo perfecto para bacterias y ácidos, que suelen aparecer tras las comidas o por falta de higiene. Estos ácidos forman la placa bacteriana, que si no se elimina correctamente se transforma en sarro. El sarro actúa contra el diente, atacándolo y eliminando su protección. En este momento es en el que aparecen las caries.

Por normal general, la caries dental resulta fácilmente identificable, pero también es posible que aparezcan en zonas ocultas de las piezas dentales, que no alcanzamos a ver a simple vista. Esto nos indica que las revisiones periódicas, anuales, con el dentista son realmente importantes. de hecho, siempre es mucho más sencillo tratar una caries en su etapa inicial que una que ya ha avanzado mucho.

El proceso de las caries

En un primer momento, la caries no resulta para nada dolorosa. De ahí que, en muchas ocasiones, el paciente ni siquiera se dé cuenta de que la padece. Si la afección va evolucionando, el siguiente paso es que afecte a la dentina. En este momento del proceso es probable que se sienta un poco de malestar y sensibilidad dental. Atajar el problema en este momento es importante, ya que todavía no ha evolucionado demasiado.

Si la caries sigue su proceso, sin que se acuda al dentista para tratarla, esta destruirá la dentina y alcanzará la pulpa del diente. En esta zona se encuentran los nervios dentales y los vasos sanguíneos. Si la caries llega a la pulpa ya habrá una infección. Obviamente, las infecciones pueden trasladarse a otros órganos del cuerpo a través del torrente sanguíneo, por lo que resulta bastante peligroso permitir que esta afección actúe a sus anchas.

Cuando la caries alcanza la pulpa el dolor es bastante agudo e intenso. Acudir al odontólogo para que ataje el problema rápidamente es cada vez más importante. En el caso de que la infección siga su curso, lo más probable es que la caries llegue a los huesos, la encía y los ligamentos periodontales, llegando incluso, a crear un absceso dental. En este punto, el riesgo de pérdida del diente es muy elevado.

Las caries que no son tratadas pueden desembocar en una enfermedad periodontal o periodontitis. Este tipo de patologías dentales están relacionadas con algunas enfermedades graves como las enfermedades de corazón o la hipertensión.

El mejor consejo, además de seguir rutinas de higiene dental diarias y exhaustivas, es visitar al dentista de forma periódica. De esta forma estaremos eliminando la posibilidad de que las caries dentales avancen sin control, provocando serios daños en el organismo.