¿Qué pasa si no te cepillas los dientes antes de irte a dormir?

La higiene bucodental es fundamental para lograr llevar una vida sana y que tus piezas dentales y tu boca, en general, estén siempre en el mejor estado posible. Lavarse los dientes no solo previene las temidas caries, sino que también es necesario para evitar la enfermedad periodontal como la gingivitis y otros problemas , que pueden derivarse de la incorrecta higiene dental. Por recomendación de los odontólogos es necesario lavarse los dientes como mínimo dos veces al día, siendo imprescindible que una de estas veces sea justo antes de irnos a dormir.

¿Qué ocurre en tu boca mientras duermes?

La respuesta a esta pregunta es bien sencilla y en cuanto la conozcas entenderás la importancia de la higiene dental de noche. Cuando estamos durmiendo, nuestra boca tiene a secarse, lo que hace que la cavidad oral se convierta en un medio de cultivo perfecto para que las bacterias que permanecen en ella campen a sus anchas. Los ácidos son capaces de atacar a los dientes mucho más rápido en condiciones de sequedad oral. Por lo tanto, cepillarnos los dientes debidamente, justo antes de dormir, es una acción que ayudará a prevenir de forma muy positiva cualquier enfermedad oral.

Para lograr la mayor higiene dental nocturna, habrá que recurrir a una correcta técnica de cepillado, en la que intervenga un cepillo de cerdas suaves. Debemos cepillar todas nuestras piezas dentales de la forma correcta, entreteniéndonos en torno a 30 segundos en cada cuadrante de nuestra boca. Obviamente, no podemos olvidarnos de cepillar la lengua y la cara interna de las mejillas. Para ello podemos usar un limpiador lingual o un cepillo muy suave. Retirar los restos de alimentos que quedan en zonas de difícil acceso para el cepillo es fundamental. Para ello podemos usar hilo dental o los cepillos interproximales. Y por último tendremos que recurrir a un buen colutorio dental para garantizar la máxima protección durante la noche.

Riesgos de una correcta higiene dental nocturna

Si no estamos realizando una higiene dental adecuada durante la noche, tendremos un riesgo mucho más alto de padecer alguna enfermedad periodontal. La gingivitis, por ejemplo, es una enfermedad de las encías que se detecta por el sangrado de las mismas. Esta sería una de las primeras etapas de la periodontitis. Por lo tanto, en el caso de que tengas un sangrado de encías recurrente, es necesario que acudas a tu dentista cuanto antes. Siempre es más fácil tratar el problema cuando está en sus primeras fases.

Si no se ha solventado esta patología, la enfermedad periodontal seguirá su curso, desarrollándose cada vez más y afectando a las encías muy negativamente. Esta enfermedad de las encías puede derivar en la pérdida de las piezas dentales, e incluso, en la desaparición del hueso alveolar que sostiene a los dientes. Por este motivo, las visitas al odontólogo y la correcta higiene bucodental es fundamental.

Recomendaciones para una correcta salud oral

Para evitar todos los problemas que se pueden derivar de una incorrecta higiene dental, vamos a ofrecer algunas recomendaciones que pueden ayudarte a prevenir las patologías orales:

Limpieza de dientes exhaustiva, dos veces al día, usando una correcta técnica de cepillado y una pasta dental con flúor.

Utilizar hilo dental o cepillos interproximales en la rutina de higiene oral, por lo menos una vez al día.

No olvidar cepillar la lengua, pues en ella también se alojan bacterias.

Usar colutorios o enjuagues bucales tras el cepillado de dientes por la noche.

Evitar el consumo indiscriminado de refrescos azucarados y bebidas ácidas.

Disminuir el consumo de azúcar en la dieta.

Realizar visitas periódicas al dentista para que pueda disponer de una historia clínica dental adecuada y, así, evitar padecer enfermedades bucodentales.