¿Qué le pasa a tus dientes si te muerdes las uñas?

Según diversos estudios elaborados al respecto, aproximadamente la mitad de la población mundial tiene el mal hábito de morderse las uñas. Las investigaciones aclaran que suele deberse  a factores genéticos y que las mujeres son más propensas que los hombres a realizarlo. Teniendo esto en cuenta, cabe destacar que morder las uñas continuamente puede provocar problemas dentales, además de lograr que la estética de las uñas quede mermada.

¿Te muerdes las uñas?

Es necesario saber que bajo las uñas se acumulan un sinfín de bacterias que acabarán campando a sus anchas en la boca, en el caso de que te muerdas las uñas. Esto no resulta nada positivo para la higiene dental. Pero es que, además, las uñas son un elemento duro que nuestros dientes no deberían de morder. Todos sabemos que los dentistas no recomiendan usar los dientes para abrir botellas ni para masticar hielo u otros componentes de gran dureza. Pues lo mismo ocurre con las uñas. Si el hábito de morderlas es continuado, lo más probable es que las piezas dentales terminen astillándose o, incluso, rompiéndose.

Morderse las uñas y la enfermedad periodontal

A veces no somos capaces de relacionar las cosas, pero cuando alguien se muerde las uñas de forma muy habitual, corre el riesgo de que algún trocito de uña se introduzca bajo la encía, pudiendo provocar una periodontitis. En estos casos, la visita al odontólogo debe ser urgente porque la enfermedad periodontal puede llegar a provocar la pérdida de los dientes afectados.

Además de esto, someter a los dientes a tanto estrés constantemente puede debilitarlos muchísimo, llegando a astillarlos o romperlos. Por lo que el mejor consejo que se puede ofrecer, en este sentido, es evitar morder las uñas. Para ello existen algunos esmaltes amargos que pueden ser de ayuda. No obstante, si se trata de un hábito extremo, lo ideal es acudir a un especialista que pueda ayudarnos a eliminar estas rutinas.

En el caso de que, tras este tipo de comportamientos, los dientes se hayan visto afectados, el dentista podrá ayudarnos, ofreciéndonos las reparaciones o tratamientos pertinentes. Si hablamos de roturas de las piezas dentales, lo más común es que se recomiende la colocación de carillas de porcelana o coronas dentales. Si el problema ha afectado negativamente a las encías será necesario que intervenga en el tratamiento un dentista especializado en periodoncia.

Además de los daños dentales que puede provocar en los dientes el hecho de morder las uñas, también puede verse afectados otros sistemas corporales. Las bacterias que se ingieren debido a estos hábitos pueden provocar enfermedades que podrían ser evitadas si se controlara el hecho de morder las uñas. Además, es posible que las bacterias, al entrar en contacto con el estómago provoquen problemas gastrointestinales.

Como siempre, el principal consejo es acudir al dentista periódicamente y explicarle sinceramente todos los hábitos que llevamos a cabo que pueden dañar las piezas dentales o la salud bucodental. En el caso de que ya exista algún tipo de daño el odontólogo sabrá cómo repararlo de la forma más adecuada en cada caso concreto.