¿Qué es una obturación dental?

Una obturación dental es una restauración de algún diente que ha sido dañado por las caries dentales. Lo que se consigue con esta técnica es eliminar la caries y volver a otorgar la funcionalidad adecuada a la pieza dental que estaba enferma. Por lo tanto, hablamos de lo que tradicionalmente se conoce como empastes.  La obturación  es una intervención ambulatoria, muy sencillita, que no debe causar dolor, ya que se suele realizar utilizando anestesia local. Además, por norma general, la restauración dental no suele durar más de 15 minutos.

¿Cómo se hace una obturación dental?

En primer lugar se debe eliminar perfectamente la caries dental. Para ello se utiliza un instrumento punzante que permite raspar la zona en la que se encuentra la caries, eliminándola por completo. Con la anestesia, el paciente no notará ningún tipo de dolor ni molestia. Cuando la caries ha sido removida del todo, hay que rellenar el hueco que se ha quedado en la pieza dental. Para ello existe gran variedad de materiales que vamos a ver a continuación.

Es fundamental acudir al dentista, cuanto antes, en el caso de caries dental, porque si se deja pasar mucho tiempo, y esta termina por afectar a la pulpa dentaria, será necesario realizar un tratamiento más complicado, como es la endodoncia.

Materiales para la restauración dental

Una obturación dental se puede realizar con diversos materiales distintos. El más común, en la actualidad es el composite. Aunque se pueden colocar empastes de oro, porcelana o amalgama.

– Composite: este es el tipo de material para la restauración de las piezas dentales más utilizado en la actualidad. Esto es así porque se trata de un material muy duradero que logra imitar el color de los propios dientes. Con esto se consigue una estética bastante buena, ya que logra mantener el aspecto natural de las piezas dentales originales.

– Amalgamas: las obturaciones de amalgama de plata eran muy usadas hace algunos años. Pero, pese a ser un material que aporta muchísima durabilidad, su color oscuro no resulta nada estético a la vista. Además, está compuesto por una serie de metales que pueden llevar a cabo reacciones tóxicas. Aunque, en este sentido, hay que dejar claro que no es nada peligroso llevar empastes de amalgama de plata, ya que la cantidad de toxicidad es muy pequeña.

– Porcelana: las obturaciones de porcelana son conocidas como incrustaciones inlays u onlays. Es necesario que se realicen a medida por el laboratorio protésico con un molde perfecto de la propia pieza dental que se debe restaurar. La pieza que fabrica el laboratorio se cementa en el diente. Estos “empastes” son muy duraderos y estéticos, además resultan muy resistentes contra las manchas.

Evitar la caries dental

Para evitar las caries dentales y, con ello, la necesidad de obturación, es sumamente importante llevar a cabo una correcta rutina de higiene dental, siguiendo siempre las recomendaciones del dentista. Es decir, hay que lavarse los dientes dos veces al día, como mínimo, utilizando una correcta técnica de cepillado. Además, el uso del hilo dental o los cepillos interproximales es muy importante para acceder a las zonas a las que el cepillo de dientes no es capaz de llegar. Y, por último, una vez al día es conveniente realizar enjuagues bucales con colutorios específicos para conseguir un aliento fresco y mayor protección antibacteriana.