En ortodoncia, ¿Qué es mejor, brackets o aparatos removibles?

En ortodoncia, ¿Qué es mejor, los brackets o los aparatos removibles? Cuando existe un problema de alineación de las piezas dentales siempre cabe la posibilidad de hacer uso de los aparatos para conseguir que los dientes encajen y se ubique cada uno en su lugar correspondiente. Esto es importante, sobre todo, para garantizar la correcta salud bucodental. Aunque, como es lógico, en este sentido también interviene, en cierta manera, la estética.

Brackets o aparatos removibles

En la actualidad existen diferentes tipos de aparatologías para recolocar y alinear los dientes. Los podemos diferenciar básicamente entre aparatos fijos o aparatos removibles. Siempre será el dentista el que recomienda el uso de uno u otro sistema valorando de forma particular cada caso específico.

Aparatos fijos o brackets

Los brackets son los típicos aparatos fijos que se colocan en cada una de las piezas dentales y se unen con unos hilos metálicos elásticos que ejercerán cierta fuerza para lograr la colocación dental deseada.

El principal inconveniente de los brackets es que son totalmente fijos y el paciente no podrá quitárselos durante todo el periodo que dure el tratamiento.

Existen dos tipos de brackets actualmente: los metálicos y los brackets estéticos o blancos.
Estos últimos logran una mimetización con las piezas dentales y son mucho más imperceptibles que los de metal. Si quieres saber más sobre ellos pincha este enlace.

Aparatos removibles

Este tipo de aparatos son bastante más discretos a nivel estético puesto que, algunos usan tecnologías específicas para que no se vean en absoluto. Los aparatos removibles pueden sacarse con facilidad por el propio paciente, lo que facilitará bastante la correcta limpieza dental.

El uso de aparatos removibles requiere de una colaboración extrema del paciente con el  dentista. Es decir, el paciente deberá llevar el aparato perfectamente colocado las horas  indicadas para que el tratamiento sea todo lo efectivo que debe ser y seguir todas las  indicaciones de su dentista.

¿Fijos o removibles, qué opción es la mejor?

Los aparatos removibles suelen usarse en casos menos graves que los brackets. Aunque siempre será el dentista el que, tras valorar el caso, aconseje cuál de estos dos aparatos es el  más indicado para el paciente en cuestión. La edad del paciente también es influyente en este  sentido. Es probable que el odontólogo ofrezca la opción de seleccionar uno u otro. En este caso, el paciente deberá valorar los pros y los contras de cada una de estas tecnologías. Si se va a ser constante y se acatarán todas las directrices del dentista, es posible que un aparato removible  sea una opción perfecta.

También es probable que el dentista indique el uso de ambas tecnologías en un mismo  paciente. Generalmente se empieza con el uso de los brackets para comenzar a tratar el  problema para, transcurridos unos meses, recomendar un aparato removible con el que terminar el tratamiento específico.