Qué es la sedación consciente

La sedación consciente es una técnica anestésica en la que el paciente está parcialmente sedado pero con todas sus funciones vitales en perfecto funcionamiento. Se trata de una combinación medicamentosa que se suele administrar por un médico anestesiólogo por vía intravenosa. Con esta sedación se consigue relajar bastante al paciente que se va a someter a una intervención de carácter ambulatoria. El paciente permanece en un estado de relajación médicamente controlado.

La sedación consciente en odontología

La sedación consciente elimina el dolor durante la pequeña cirugía, a la vez que mantiene al paciente totalmente relajado. El paciente estará despierto en todo momento, pero en un estado de relajación elevado. Durante la sedación consciente se verá reducida la presión arterial y la respiración se ralentizará. Por este motivo, durante la intervención, el paciente permanecerá monitorizado y controlado en todo momento por los profesionales que llevarán a cabo la cirugía ambulatoria.

Este tipo de sedación es bastante segura, ya que no se anestesia totalmente al paciente. Tras los efectos de la sedación, por norma general, el paciente podrá marcharse a casa. Eso sí, siempre acompañado, por la posibilidad de padecer soñolencia. La recuperación de la sedación consciente es bastante rápida y no dispone de riesgos para la salud. Antes de efectuar una intervención utilizando este tipo de sedación, se llevarán a cabo los estudios pertinentes para garantizar el éxito total de la sedación en el paciente.

En las clínicas dentales suele practicarse esta sedación consciente a menudo para diversas intervenciones quirúrgicas ambulatorias. Es decir, durante el procedimiento de colocación de implantes dentales o en una cirugía reconstructiva es muy probable que su dentista le recomiende la sedación consciente para evitar dolores o movimientos durante la operación. Normalmente, esta sedación se utiliza en pequeños procedimientos en los que no es necesario el uso de la anestesia.

Beneficios de la sedación consciente

– El miedo al dentista: el miedo al dentista existe como patología real. Se trata de una enfermedad en la que las personas que la padecen sufren de una fobia extrema a acudir a la consulta del odontólogo o a una clínica dental. Esta patología puede derivar grandes problemas odontológicos puesto que quienes la padecen se sienten incapaces de acudir al dentista. Tienen miedo sobre todo al dolor que les puede causar cualquier intervención, por mínima que sea. Con la sedación consciente se ayuda a las personas que sufren esta enfermedad, manteniéndolos muy relajados y evitando cualquier proceso de dolor.

– Mayor seguridad durante el tratamiento dental: al mantener al paciente en un estado de máxima relajación, se conseguirá disponer de una gran tranquilidad durante la intervención. El paciente no realizará movimientos bruscos a causa del dolor que se le pueda causar y el odontólogo actuará mucho más tranquilo porque la seguridad del paciente estará bajo control.

– Tratamientos más largos: gracias a la sedación consciente se pueden realizar intervenciones de mucha más duración en la clínica dental, minimizando riesgos.