¿Qué es el sarro dental y por qué se produce?

La formación de sarro en los dientes es muy común si no se elimina correctamente la placa bacteriana que se forma sobre los dientes debido al consumo de alimentos y bebidas. El sarro, también llamado cálculo o tártaro dental, es una acumulación de placa endurecida que ha llegado a calcificarse sobre las superficies dentarias. El sarro puede generarse sobre los dientes, en el borde de la encía, e, incluso, debajo de esta.

El sarro dental, aparte de poder ocasionar algunos problemas serios de salud en los dientes, es bastante antiestético para la sonrisa. Esto es así, porque puede verse con facilidad. Se trata de una placa mineral de color amarillento o marronáceo que, es capaz de absorber las manchas con cierta facilidad. Por lo tanto, el consumo de alimentos colorantes como el café o el vino pueden agrandar el problema a nivel estético, sobre todo.

Prevención eficaz del sarro dental

La única forma que existe de prevenir el sarro en los dientes es llevar una correcta higiene bucal a diario. En este sentido hay que ser muy riguroso y realizar los cepillados dentales por lo menos dos veces al día. Además no se puede olvidar el uso de enjuagues bucales e hilo dental para no permitir la formación de placa entre los dientes.

Cómo eliminar el sarro dental

Si existe un problema de sarro en los dientes, es necesario acudir al dentista para que se pueda verificar la afección y comprobar la ubicación del sarro. El sarro localizado en el interior de la encía es el factor principal para el desarrollo de la enfermedad periodontal o periodontitis. En estos casos, estaríamos hablando de un problema mucho más serio que puede llegar a ocasionar la pérdida de la pieza dentaria, si no se trata a tiempo.

En el caso de que la formación de sarro se haya producido de manera supragingival, es decir, sobre las superficies dentales y alrededor de la encía, podrá eliminarse mediante una limpieza dental con ultrasonidos. Este tipo de higiene bucal se puede llevar a cabo en la consulta del odontólogo. En este caso se utilizan unos materiales concretos que emiten una serie de vibraciones por ultrasonidos que eliminan con facilidad la placa bacteriana y el sarro supragingival. Esta limpieza dental especializada es prácticamente indolora.

Si, por el contrario, se detecta el sarro a nivel subgingival será necesario que el dentista practique curetajes dentales. Esta es una técnica de limpieza dental mucho más profunda y agresiva. Lo que se hace es efectuar un raspado radicular, con los utensilios específicos para ello, en el interior de las encías. En ocasiones, es necesario llegar a la raíz de las piezas dentarias para eliminar el sarro correctamente y evitar las enfermedades de las encías.

Acudir al dentista con la periodicidad indicada por el odontólogo es la vía más segura para garantizar una salud dental adecuada y evitar posibles afecciones serias que requieran un tratamiento más agresivo.