Prótesis removible sobre implantes

Actualmente es posible colocar implantes dentales con prótesis o dientes fijos de porcelana o híbridos y también se puede optar por  poner prótesis dentales removibles que se pueden extraer para su limpieza y conservación. Elegir un tipo de prótesis u otras dependerá de diversos factores que se deben de tener en cuenta. Obviamente el dentista será quien ofrezca las valoraciones tras un completo estudio de la cavidad oral del paciente en cuestión y explique las diversas posibilidades de tratamiento a cada persona.

Prótesis removibles

Es muy común que los implantes dentales deban sustituir todas las piezas dentales de una de las arcadas de la cavidad bucal (arcada superior o inferior). En estos casos se puede optar por las dos opciones de prótesis dentales que hemos mencionado anteriormente. Estas prótesis removibles van sujetas a los implantes dentales para que no se muevan en exceso y la persona que las lleva pueda extraerlas con facilidad. Cada uno de estos distintos tratamientos dispone de unas ventajas y unos inconvenientes a tener en cuenta.

Prótesis dentales removibles sobre implantes

Este tipo de prótesis se colocan sobre menos implantes que las prótesis fijas que se atornillan diente a diente en cada implante dental. En este caso, es necesario colocar una estructura que puede ser de barra o de bolas que se tiene que fijar a los implantes mediante tornillos y hace la función de anclaje para la dentadura removible. Como vemos, las piezas dentales se deben anclar a una estructura que permanece fija en la cavidad oral.

Se puede optar entre dos formas de anclaje (barra y bolas). La barra es una estructura alargada que se fija mediante tornillos a los implantes y dispone de unos sistemas de anclaje concretos para fijar los dientes a ella. Por su parte, las bolas son estructuras con forma circular que sujetan la prótesis removible a través de una especie de pestillos. En cuanto a estos dos sistemas se han realizado diversos estudios y los tornillos de los implantes suelen aflojarse más a menudo en las prótesis dentales que usan el sistema de bolas que para el sistema de barra.

Obviamente, si se va a colocar una prótesis removible a través de implantes dentales está claro que el número de implantes que se deben poner será menor que en el caso de que se pongan implantes fijos.  El número de implantes que se deban de colocar dependerá de algunas características importantes. En primer lugar es fundamental el lugar en el que se deben colocar estas prótesis, porque por norma general, si se trata del maxilar superior harán falta más implantes que para el inferior. Además, hay que comprobar el estado, la calidad y la cantidad de hueso. Si se usa el sistema de anclaje de bolas o pestillos, suelen requerirse menos implantes dentales que con la barra.

Uno de los inconvenientes de estas prótesis removibles frente a las fijas suele ser la cuestión psicológica, ya que pueden retirarse de la cavidad bucal. Además, suelen disponer de una fuerza menor que los dientes fijos. Esto es así porque se trata de prótesis removibles implantomucosoportadas, es decir, son prótesis que se sujetan en los implantes apoyándose en la mucosa y en ellos. Sin embargo las prótesis fijas con dientes de porcelana o híbridos son implantosoportadas, es decir, solo se sujetan y se apoyan en los implantes, que se fijan directamente al hueso.

Entre las ventajas de las prótesis removibles frente a los implantes dentales están la cuestión económica. Resultan más baratas porque requieren menos implantes para su colocación. Además, su limpieza es mucho más fácil ya que es posible extraer la prótesis para sus cuidados fuera de la boca. Pero si buscamos estética, las prótesis fijas sobre implantes nos garantizan una estética y funcionalidad bastante mayor.

Existen algunas situaciones en las que es muy probable que se deba optar por las prótesis removibles implantomucosoportadas:

– El paciente no es capaz de llevar una buena higiene bucal.

– Se dispone de pocos implantes osteointegrados.

– Los implantes están distribuidos de una forma no anatómica.

– Se dispone de un exceso de tejido blando.

– La calidad y la cantidad del hueso no son aptas para colocar prótesis fijas.

Además de estos casos, estaría la cuestión económica del paciente. No obstante, es necesario acudir a la consulta con el dentista experto en implantología dental para que el profesional pueda valorar las distintas posibilidades de tratamiento y ofrecer el más efectivo y adecuado para las necesidades del paciente en cuestión.