Principales causas del bruxismo

El bruxismo es una patología bastante común por la que se suelen apretar las piezas dentales. Es lo que conocemos como rechinamiento dental. Por norma general, esta condición suele darse de forma más acentuada durante la noche, mientras se duerme. Habitualmente, cuando se está en la fase REM del sueño, las personas que padecen bruxismo tienden a rechinar los dientes de forma involuntaria. Las causas que ocasionan esto son muy variadas, siendo la más habitual el estrés psíquico o mental.

Es importante dejar claro que el bruxismo es un hábito totalmente involuntario a través del que se aprietan los dientes de forma incesante, pero se hace sin querer. Es decir, las personas que lo sufren, realmente no son conscientes de ello. Es habitual darse cuenta de esta condición por el dolor que suele comportar. Lo normal es que se note un dolor agudo en las piezas dentales, así como en el cuello y, en ocasiones, en la cabeza.

El bruxismo es una patología nefasta para la salud dental, por lo que conseguir un diagnóstico precoz del mismo resulta primordial. Obviamente, suele ser muy complicado diagnosticarlo debido a que es complicado darse cuenta de ese rechinamiento de dientes involuntario. Pero el dolor que ocasiona es una pista muy importante. Este problema es muy negativo porque va desgastando las piezas dentales que intervienen en la masticación, pudiendo generar problemas dentales graves.

Acudir al dentista ante cualquier mínimo síntoma de bruxismo es fundamental para poner fin al mismo y encontrar soluciones óptimas que eviten un desgaste continuado de las piezas dentales.

Principales causas del rechinamiento dental

El estrés psíquico es la causa más importante del bruxismo. Lo habitual es que pacientes que padecen graves cuadros de ansiedad o estrés, desarrollen esta patología en los momentos en los que el cuerpo logra una relajación absoluta, como la fase REM del sueño. En estos casos, el dentista podrá ayudar a eliminar el dolor y a otorgar tratamientos que impidan el desgaste de las piezas dentales, pero será fundamental tratar el problema de raíz que está causando el rechinamiento involuntario de los dientes. A veces es necesario acudir al psicólogo para que trate el estrés psíquico. En este sentido, las técnicas de relajación diarias se convierten en una buena opción.

Los problemas ortopédicos que provocan una incorrecta oclusión de los dientes también pueden ocasionar bruxismo. Además, una alineación incorrecta de las piezas dentales puede desencadenar esta condición.

Por último, existen algunas enfermedades crónicas que ocasionan el bruxismo. Es el caso de las personas afectas de esclerosis múltiple, que suelen padecerlo como consecuencia de la patología inicial.

En la clínica dental se podrán proponer tratamientos efectivos para eliminar el dolor que ocasiona el bruxismo, pero también será posible colocar férulas o protectores dentales capaces de proteger las piezas dentales durante la noche. Esta es una buena forma de evitar el desgaste que se forma en los dientes mientras se rechinan de forma involuntaria. Además, existe una opción que se basa en el tallado selectivo de los dientes que están ocasionando el bruxismo.

Pese a haber diversas opciones de tratamiento es fundamental acudir al dentista para que se pueda valorar debidamente cuál es el tratamiento más óptimo en cada caso.