Practica mindfulness mientras te cepillas los dientes

Cepillarse los dientes es una actividad que se debe de poner en práctica varias veces al día. Por lo tanto, podría convertirse en el momento perfecto para meditar o hacer mindfulness. Esta teoría es la que defiende una dentista australiana. La técnica la publica el periódico The New York Times.

¿Qué es el mindfulness?

Es probable que hayas escuchado hablar del mindfulness en varias ocasiones. Se trata, básicamente, de una conocida técnica de relajación, a través de la meditación. Hay quien entiende esta práctica como un estilo de vida, es decir, una filosofía para centralizar la atención.

Una de las claves del mindfulness es que se basa en los principios de la ciencia. Es decir, su práctica está completamente desvinculada de los principios o creencias religiosas o filosóficas de cualquier tipo. La realidad es que busca un enfoque pragmático, que establece objetivos a cumplir durante las sesiones.

La idea de esta forma de relajación y meditación se centra en buscar un foco de atención a través de un pensamiento o un sentimiento. Los expertos dicen que hay que ponerla en práctica al menos durante 30 minutos al día.

Obviamente, al carecer de demostraciones empíricas, el mindfulness tiene defensores y detractores en todo el mundo. No obstante, parece que la relajación, siguiendo estos principios básicos de meditación tiene sus frutos.

Según The New York Times, aprovechar los minutos que se dedican al día a cepillarse los dientes, es ideal para poner en práctica estas técnicas de relajación. Para lograr la plena concentración, simplemente hay que prestar atención al cepillado dental y a lo que se está haciendo en cada momento.

Pasos para conseguir resultados durante el cepillado

Para conseguir que el mindfulness surta efecto y se alcancen los objetivos planteados, solamente hay que seguir nueve pasos durante el cepillado de dientes, según la odontóloga australiana:

  1. Aplicar la pasta dental en el cepillo de dientes.
  2. Comenzar con el cepillado, siguiendo una buena técnica, y respirando concienzudamente por la nariz. Hay que llevar a cabo respiraciones deliberadas.
  3. Es importante relajar los músculos de la cara para que el mindfulness sea perfecto. Obviamente, los músculos del cuello o mandíbula no tienen que estar agarrotados.
  4. Al tomar el cepillo en la mano hay que evitar presionar con demasiada fuerza el mismo.
  5. Durante el cepillado hay que prestar atención plena a lo que está ocurriendo. Por lo tanto, es necesario sentir cómo las cerdas se mueven a través de las encías y los dientes.
  6. Es importante pararse a saborear el dentífrico.
  7. Durante los enjuagues hay que respirar por la nariz de forma expresa.
  8. Al finalizar es necesario prestar atención al resultado, dedicando unos momentos a observar los dientes lavados.
  9. Hay que buscar el sentimiento de agradecimiento por la dentadura saludable y todo lo que se puede hacer con la cavidad oral (hablar, respirar, masticar, etc.).