¿Por qué se retraen las encías?

La salud bucodental es algo primordial para conseguir una vida saludable. En la cavidad oral, además de cuidar las piezas dentales es fundamental prestar la debida atención a las encías y el resto de tejidos gingivales. En este sentido, la retracción de las encías o la retracción gingival es un problema bastante común, que suele estar ocasionado por diferentes causas. Pese a que se trata de una afección que afecta a bastante gente, lo principal es mantener una salud oral impecable y seguir unas visitas rutinarias al dentista para que se pueda evitar cualquier problema derivado de las encías retraídas.

En el momento en el que las encías encogen o merman de forma considerable, una mayor parte de los dientes están expuestos a las condiciones externas. Esto indica que es muy probable que aumente la sensibilidad dental muchísimo. Pero no solamente ocurrirá esto, sino que la estética dental se verá mucho más afectada. Para solucionar cualquier problema de retracción gingival es necesario averiguar, en primer lugar, la causa que está ocasionando la afección, para tratarla de inmediato y evitar que las encías continúen perdiendo tejido.

Principales causas de retracción de las encías

Son muchos los factores que pueden provocar la pérdida de tejido gingival. La causa más común suele ser la aparición de la enfermedad periodontal. Esta patología está provocada por la acumulación de bacterias bajo la línea de las encías. La periodontitis es una de las enfermedades dentales más serias y preocupantes porque si no se trata a tiempo es posible que, además de perder el tejido gingival, llegue a afectar al hueso alveolar, llegando, incluso, a producir la temida pérdida de piezas dentales.

Por este motivo, ante cualquier síntoma de enfermedad periodontal es fundamental visitar al dentista para corregir el problema cuanto antes. Hay que tener en cuenta que tratar la patología a tiempo evitará males mayores en la salud bucodental.

Utilizar un cepillo de cerdas muy duras o realizar demasiada presión al lavar los dientes también puede ser una de las causas de la retracción de las encías. Para evitar esto es muy importante realizar una correcta técnica de cepillado dental, usando un cepillo de cerdas suaves y sin exceder en la presión ocasionada. En caso de que las encías sangren con el cepillado habrá que visitar al odontólogo porque es muy probable que exista gingivitis.

Si la higiene dental no es óptima también se puede padecer esta retracción gingival. Teniendo en cuenta que la placa se acumula bajo la línea de las encías, en el caso de que no sea removida correctamente se formará sarro. Y la única manera de eliminarlo es realizando limpiezas dentales profesionales. El sarro afecta demasiado a los dientes y puede ocasionar, también, las encías retraídas.

Factores externos, como el abuso del tabaco pueden ser condicionantes para la acumulación de placa dental. Además, los piercings en los labios o la lengua son causantes de la retracción de las encías, ya que suelen desgastarlas con el roce continuado.

Otros factores como el bruxismo o la alineación incorrecta de las piezas dentales son causantes de este tipo de problemas. Esto ocurre porque se suele efectuar demasiada fuerza masticatoria, lo que puede promover la retracción de las encías.

La genética o los cambios hormonales, sobre todo en las mujeres, son también factores de riesgo para padecer este tipo de problemas dentales.

Para prevenir la retracción gingival es muy importante llevar a cabo una correcta higiene dental que incluya un cepillado acorde y el uso del hilo dental para retirar la placa que se acumula bajo la línea de las encías. Además, las visitas periódicas a la clínica dental se convierten en una necesidad, ya que las limpiezas dentales profesionales son importantísimas para evitar estos problemas. En este sentido, el dentista dispondrá de una historia dental completa y podrá efectuar un seguimiento impecable de la salud bucodental del paciente.