¿Por qué recurrir a la limpieza dental profesional?

La limpieza dental profesional, además de ofrecer garantías estéticas a tener muy en cuenta es un tratamiento dental indispensable para garantizar la correcta salud oral de los pacientes. Por norma general se recomienda que cada persona se realice una de estas profilaxis dentales profesionales al año. Pese a que pueda parecer que la boca está limpia y sana, es posible que se formen depósitos de placa bacteriana y sarro bajo la línea de las encías y es imprescindible eliminarlos con las técnicas más apropiadas.

Además, durante la consulta en la que se va a proceder a realizar la limpieza dental, el profesional podrá comprobar el estado de salud de la dentadura y la cavidad oral, detectando posibles patologías dentales que puedan afectar negativamente a la salud del paciente. Por lo tanto, se trata de uno de los tratamientos más importantes que se deben de llevar a cabo en las clínicas dentales.

Protocolo de la limpieza dental profesional

Cada higienista dental o el propio odontólogo valorará el estado de salud de la cavidad bucodental para comprobar si existe algún tipo de enfermedad incipiente relacionada con la salud oral. Por ejemplo, si existe enfermedad periodontal, gingivitis o alguna caries que no ha sido detectada por el paciente. Esto se logra a través de una exploración completa de la boca y los dientes. Durante este proceso, el profesional que se encargue de la revisión explicará al paciente la mejor técnica de cepillado para conseguir que la salud oral sea la más adecuada. Además, hará especial hincapié en el uso de cepillos interproximales o la seda dental.

Este es el momento de que el paciente consulte todas las dudas que tenga relacionadas con la higiene bucodental. Así se estará consiguiendo que la información sea la más apropiada. Por ejemplo, si se acude a una consulta para realizar una profilaxis profesional se puede preguntar al dentista cuál es el colutorio más indicado para su salud oral. Otra pregunta habitual es la relacionada con el uso de cepillos dentales eléctricos o manuales. El profesional explicará los beneficios y carencias de unos y otros para que el paciente tenga toda la información necesaria. Al final, se trata de una forma de formar a la población en materias de higiene y salud oral.

Tras la exploración, comienza la limpieza dental profesional propiamente dicha. El primer paso es eliminar el sarro de la parte visible de las piezas dentales. Esto se hace con un utensilio de ultrasonidos. Después se procederá a realizar la misma operación en las zonas no visibles de los dientes, como bajo la línea de las encías. Retirar los depósitos de sarro subgingivales es muy importante para que la salud dental sea la más apropiada.

El último paso de la profilaxis dental es el pulido de las piezas dentales. Mediante una herramienta con una copa de goma o con unos cepillos específicos, el higienista dental comenzará a pulir los dientes para que la superficie de los mismos vuelva a quedar lisa. Durante este proceso también se consigue eliminar algunas manchas dentales que no es posible remover con el cepillado de dientes convencional.

La limpieza dental profesional es un tratamiento muy habitual en las clínicas dentales que no comporta ningún tipo de dolor para el paciente. Y, como vemos, se trata de una de las consultas más importantes, ya que, además de garantizar la salud de las piezas dentales y la estética de la sonrisa, también se pueden observar posibles patologías en fases iniciales. La profilaxis debe de hacerse de forma anual.