El perro que calma el miedo al dentista

En este mismo espacio hemos hablado en diversas ocasiones sobre el miedo al dentista. Una patología que afecta principalmente a niños y que puede perdurar en el tiempo, llegando a potenciarse en la edad adulta. Esta fobia cada vez cuenta con mayores alternativas en las clínicas dentales para asegurar a los pacientes la máxima tranquilidad posible. Pero la noticia de hoy es muy alentadora y peculiar, porque es la primera vez que vemos el uso de animales para solventar la odontofobia.

Jojo, el perro que calma a los niños en el dentista

Es bien sabido por todos que las terapias con animales cada vez están más extendidas a nivel mundial. De hecho, hace años se descubrió que los niños que padecen autismo y otro tipo de enfermedades similares pueden notar mejorías bastante positivas al interactuar con caballos. Siguiendo esta premisa básica, una clínica de Odontopediatría americana ha incluido a un amiguito de cuatro patas entre sus profesionales. Y, al parecer, los resultados son muy alentadores y positivos.

El perro, que colabora con los dentistas especializados en salud oral infantil, se llama Jojo y visita esta clínica una vez al mes. Durante estas visitas, los niños pueden jugar con él y acariciarlo para tranquilizarse.

La clínica pediátrica, pionera en este tipo de técnicas con animales, se encuentra en Nothbrook, en el estado de Illinois. Los dentistas responsables, Thomas Resnick y Paul Egger, han apostado por la terapia con el perro para calmar a los niños que padecen de odontofobia. Lo que hacen es colocar a Jojo, un perro manso de 6 años de edad, que previamente había sido un perro dedicado a la terapia, sobre los pequeños durante la sesión dental.

Jojo es un Golden Retriever muy tranquilo. Al colocarse sobre los niños, estos lo pueden acariciar sin descanso mientras los odontopediatras llevan a cabo cualquier tratamiento dental necesario para garantizar la correcta salud oral infantil. De esta forma, los niños logran evadirse muchísimo, mientras interactúan con el animal. Y, obviamente, los dentistas pueden desarrollar sus funciones de forma óptima, evitando que los pequeños estén nerviosos por el miedo al dentista y al dolor.

Hasta ahora, parece que evitar la odontofobia infantil con el perro ha funcionado con éxito, así que al parecer Jojo seguirá formando parte de la plantilla de esta clínica dental de Illinois, convirtiéndose en un gran amigo para los niños.

Algo muy importante en la etapa infantil es que los pacientes pediátricos visiten al dentista con normalidad para evitar que puedan desarrollar esta fobia al dentista. Este tipo de miedos pueden mermar la salud oral de los niños, ocasionando graves problemas en la dentición de la etapa adulta.