Pastas dentales que blanquean los dientes. ¿Funcionan?

Conseguir una sonrisa perfecta está en el punto de mira de, prácticamente, todo el mundo. Y mucha gente se aferra a casi cualquier cosa para lograr que sus dientes estén impolutos y en perfecto estado. Para ello, es muy habitual el uso de pastas de dientes que prometen blanquear las piezas dentales. Pero, ¿funcionan realmente estos dentífricos? La verdad es que si no tuvieran un poder blanqueante estaríamos hablando de productos que se rigen por publicidad engañosa. Por lo tanto, sí que son capaces de blanquear, pero hay que tener muy claro en qué casos hacen lo que prometen y en qué casos no consiguen su propósito.

Pastas dentales blanqueantes

Obviamente, cuando hablamos de dientes oscurecidos por la ingesta excesiva de bebidas como el café o el vino tinto es posible que estas pastas de dientes blanqueantes sean capaces de eliminar, en cierto modo, la coloración de los dientes. Pero no van más allá. En el caso de que los dientes hayan cambiado de tonalidad, oscureciéndose más de lo debido, por otras causas, los dentífricos blanqueadores no tendrán nada que hacer al respecto. En estos casos, lo ideal es acudir a una clínica dental para someterse a un tratamiento de blanqueamiento dental llevado acabo de forma profesional.

Funcionamiento de las pastas dentales blanqueantes

Las pastas de dientes con efectos blanqueantes funcionan exactamente igual que el resto de dentífricos, es decir, eliminando la suciedad que se forma sobre la superficie de los dientes. Pero estas pastas dentales disponen de una serie de componentes químicos que colaboran para lograr que los dientes puedan aclarar su tonalidad levemente. Estos compuestos químicos son abrasivos, por lo tanto su uso no debería de ser tan continuado como el de una pasta de dientes convencional.

Hay que tener en cuenta que las pastas blanqueantes y los geles para aplicar en casa llevan “peróxido de carbamida” a una concentración muy baja, lo que hace que el efecto que se logra sea mínimo. Pero en el caso de que se aplicara una concentración más elevada es posible que se produjera alguna lesión en las encías, además de provocar extrema sensibilidad dental. Por este motivo, y para conseguir un resultado óptimo, es necesario hacer el tratamiento con un odontólogo que conozca el sistema más eficaz y más rápido para  blanquear los dientes. También hay que destacar que no siempre se logran los mismos resultados en todos los pacientes, puesto que factores como la edad, el color del esmalte y el grado de oscurecimiento cambiarán las expectativas que pueda obtener cada paciente.

El dentista será quien, en todo momento, deberá aconsejar o desaconsejar el uso de pastas de dientes con agentes blanqueantes. La indicación del odontólogo es fundamental para evitar dañar las piezas dentales con productos que no siempre convienen a todas las personas. Hay que tener en cuenta que las personas que cuenten con problemas de sensibilidad dental, es probable, que requieran del uso de otros productos dentífricos más adecuados para tratar la sensibilidad y deberían olvidarse de las pastas blanqueadoras. No obstante, será el odontólogo el que deba aconsejar sobre esto.

En el caso de que se necesite blanquear debidamente las piezas dentales lo más apto es acudir al dentista para que pueda ofrecer las distintas opciones de tratamientos. Obviamente, un blanqueamiento dental profesional resulta más caro que utilizar pastas de dientes blanqueantes, pero los efectos son mucho más duraderos y de calidad superior. Además, someter a nuestras piezas dentales a un tratamiento profesional puede garantizarnos una sonrisa perfecta, y mucho más saludable, que hacer las cosas por nuestra propia cuenta.

Las opciones para lograr una sonrisa radiante son muchísimas, y siempre será el dentista el que pueda indicarnos cuáles son las que más se acercan a nuestras necesidades. Para ello nuestra historia dental y un examen exhaustivo de nuestra boca serán fundamentales. En el caso de las pastas dentales blanqueadoras, su uso no debería de dañar a los dientes de manera grave, pero hay que tener en cuenta que tampoco se van a lograr los resultados blanqueadores que se desean. Esto es así porque los agentes blanqueantes químicos que contienen este tipo de productos no son demasiado potentes, porque de lo contrario podrían dañar las piezas dentales.