Pasos a seguir en la rutina de higiene dental nocturna

La higiene dental es primordial para garantizar la salud oral. Y para que sea realmente efectiva hay que seguir una serie de pasos establecidos que lograrán mantener una boda saludable a todos los efectos. Para ello es importante cepillarse los dientes entre dos y tres veces al día, siguiendo siempre las técnicas recomendadas por el odontólogo. También es importante distinguir entre la rutina de higiene dental nocturna y las que se ejecutan durante el día.

Por la noche, justo antes de ir a dormir, la limpieza dental debe de ser mucho más exhaustiva. Además de que, por norma general, se cuenta con más tiempo para dedicar a la higiene y la salud oral, por la noche las bacterias que proliferan en la cavidad bucal pueden ocasionar daños en las piezas dentales sin apenas darnos cuenta.

La mejor rutina de higiene dental nocturna

Para llevar a cabo una rutina de higiene dental nocturna es importante no saltarse ninguno de los pasos establecidos para favorecer la salud bucodental:

  1. El primer paso de la limpieza oral es el cepillado de dientes. Para que este sea efectivo es fundamental usar un cepillo dental de cerdas suaves en el que se colocará una pequeña cantidad de pasta de dientes fluorada. La técnica de cepillado es realmente importante, por este motivo hay que evitar cepillar los dietes sin ton ni son, ya que en caso de no hacerlo debidamente es posible que las bacterias se esparzan provocando daños graves en la salud oral. Cepillar los dientes durante dos minutos de tiempo, separando la boca por cuadrantes es lo más adecuado. Y el movimiento del cepillo dental debe de ser en vertical o realizando pequeños círculos, nunca horizontal.
  2. Después de cepillar debidamente los dientes por todas sus caras hay que prestar atención a la lengua, ya que en ella se alojan bacterias insalubres. Algunos cepillos de dientes cuentan con una zona específica para este paso, aunque los limpiadores linguales son los utensilios perfectos para ello.
  3. Los cepillos interproximales y el irrigador dental juegan un papel prioritario en la rutina de higiene dental nocturna. Los cepillos interdentales cumplen una función importantísima, ya que son los encargados de eliminar los restos de comida o placa que se alojan entre los dientes. Y el irrigador hará lo propio usando un chorro de agua a presión.
  4. Pese a que se incluya el uso de cepillos interproximales en la rutina de higiene dental no hay que olvidarse de la seda o hilo dental. En este caso se usará para eliminar los restos de suciedad y placa bacteriana que queda bajo la línea de las encías, ya que se trata de zonas a las que ni el cepillo dental ni los cepillos interproximales pueden acceder.
  5. El último paso de una rutina de higiene dental nocturna es el colutorio. Elegir un enjuague bucal fresco y protector garantizará un aliento perfecto y aumentará la protección antibacteriana durante toda la noche.