Particularidades del reciclaje: ¿Dónde tirar el cepillo de dientes?

Ya son cerca de 20 los años que en España y Europa se apuesta por el reciclaje de envases, vidrio, cartón o papel y todo tipo de productos. No obstante, pese a la cantidad de tiempo que las empresas dedicadas al reciclaje invierten en instruir a la población acerca del contenedor al que deben de tirarse cada uno de los productos habituales, los errores siguen siendo bastante comunes.

Una directiva europea obliga a las empresas que venden productos envasados a hacerse cargo de toda la gestión de dichos residuos. Esto hace que se limite muchísimo el tipo de basura que debe de echarse a los contenedores verdes y amarillos, ya que dichas empresas solamente reciclan aquello que se les ha impuesto por ley.

Generalmente encontramos cuatro tipos de contenedores en las calles españolas. Se trata del contenedor azul, dedicado a la gestión de residuos de papel y cartón; el contenedor verde, para el vidrio; el contenedor amarillo, para el plástico y las latas; el contenedor gris, para el resto de basura orgánica.

No todo el plástico o el cristal debe ir a los contenedores de colores

Si tenemos ante nosotros productos que están hechos de metal o de plástico, pero no son considerados envases, no es buena idea tirarlos a los contenedores amarillos o verdes. Lo ideal sería llevarlos a uno de los puntos limpios distribuidos por multitud de ayuntamientos. Las plantas de reciclaje de envases no están preparadas para reciclar este tipo de desechos porque habitualmente están compuestos de materiales diferentes al de los envases y no están preparadas para ello.

Son muchos los errores que se cometen en España alrededor del reciclaje. De hecho, es muy habitual ver a personas frente a los contenedores de colores, intentando averiguar a cuál de ellos debe de tirar según qué productos. Esto, obviamente, hace que gran parte de la basura que se recicla termine en el contenedor erróneo.

¿Dónde tirar el cepillo de dientes?

Todos sabemos que el cepillo de dientes está fabricado de plástico, pero no se trata de un envase. Además, las cerdas del cepillo dental están compuestas de materiales diferentes con polímeros que no son iguales que el de los envases. Esto imposibilita a las plantas de reciclado de envases hacer frente al reciclaje de estos utensilios de higiene personal diaria. Lo mismo ocurre con las maquinillas de afeitar y otros productos higiénicos, como los discos de algodón o los bastoncillos. Lo más correcto sería tirar el cepillo de dientes y estos utensilios de aseo al contenedor gris.

Teniendo en cuenta que un cepillo de dientes tiene una vida útil de no más de tres meses, seguro que muchas personas se han enfrentado a esta duda sobre su reciclaje. Los ayuntamientos son los encargados de gestionar los residuos del contenedor de restos y lo lógico es que en la planta de reciclaje se separen los materiales para aprovechar aquellas partes de los productos que se puedan reciclar.

Otros errores en el reciclaje

  1. Bombillas: las bombillas clásicas deben de tirarse al contenedor gris, sin embargo, las bombillas de bajo consumo deberían llevarse al punto limpio o a los comercios que las venden para que puedan ser recicladas debidamente.
  2. Vajillas y vasos: pese a que un vaso sea de cristal, no se trata de un envase. Y lo mismo ocurre con los platos, los espejos, las ventanas, etc. En el contenedor verde se deben de echar los envases de vidrio, pero el cristal de un vaso no está compuesto por los mismos materiales que el vidrio. Por lo tanto, se deben de tirar en el contenedor gris o en un punto limpio.
  3. Papel de cocina: el papel de cocina o los pañuelos de papel que han sido utilizados están categorizados como desechos orgánicos. Por lo tanto, su lugar es el contenedor gris.
  4. Bandejas: las bandejas en las que se conservan los diferentes alimentos orgánicos que se exponen en los supermercados son consideradas envases. Por lo tanto, siempre deben de reciclarse usando el contenedor amarillo.
  5. Briks: pese a lo que pueda parecer, los briks no solamente están formados de cartón, sino que cuentan con más componentes y tienen la consideración de envase. Por lo tanto, no es correcto tirarlos en el contendor azul. Lo adecuado es usar el contenedor amarillo para ello.