Opciones de tratamiento para la sensibilidad dental

La sensibilidad dentaria es un problema bastante común entre la población general. Son muchas las causas que pueden provocar los llamados dientes sensibles. Principalmente, la hipersensibilidad dental, puede estar producida por la pérdida progresiva del esmalte que protege las piezas dentales, generando una exposición de la dentina a los medios externos.

Tratamientos para la sensibilidad dental

La sensibilidad en los dientes suele notarse al ingerir alimentos fríos, calientes o ácidos. Y, normalmente, produce un dolor constante, parecido a los calambres que desaparece cuando la fuente externa deja de estar en contacto con el diente afectado.

La higiene dental es muy importante para prevenir la sensibilidad en los dientes. Si mantenemos una boca sana y limpia, será más difícil que suframos problemas de este tipo. Es necesario lavar nuestros dientes, al menos, dos veces al día, usando pastas dentales ricas en flúor para otorgar mayor protección al esmalte de las piezas dentarias.

Causas que producen sensibilidad dental

Las caries no tratadas o la enfermedad de las encías como la periodontitis pueden provocar una alta sensibilidad en los dientes. En estos casos, será el dentista quien deba estudiar el caso a fondo y, tras un examen bucal nos ofrecerá las técnicas de tratamiento más adecuadas, teniendo en cuenta el origen de la afección.

Otra de las causas, es la exposición de la dentina causada por el deterioro del esmalte dental. Esto puede suceder por muchas razones, entre ellas el consumo extremo de alimentos ácidos o la incorrecta higiene bucodental.

Tratamiento y prevención para la sensibilidad dental en casa

Algunas pautas para prevenir y tratar pequeños problemas de sensibilidad en los dientes las podemos llevar a cabo en casa a través de nuestras rutinas diarias de limpieza dental.

  • En primer lugar, es necesario limitar el consumo de alimentos ácidos. Mantener una dieta saludable es fundamental para la salud de nuestros dientes.
  • Utilizar un cepillo con cerdas suaves para lavarnos los dientes. de esta manera no estaremos dañando demasiado el esmalte y conseguiremos un cepillado óptimo.
  • Llevar a cabo una correcta técnica de cepillado. Este punto es muy importante, porque si no nos cepillamos los dientes bien, es posible que la higiene bucal no se esté llevando de la manera más adecuada
  • No cometer excesos en el cepillado dental. Cepillarse los dientes muchas veces al día puede hacer que el esmalte se vaya perdiendo poco a poco.
  • Uso de una pasta de dientes específica para dientes sensibles que contenga flúor para restaurar el esmalte protector de los dientes. las pastas demasiado abrasivas no son adecuadas para las personas que padecen sensibilidad en los dientes.

Tratamientos contra la sensibilidad dental en el dentista

Si tenemos un problema de sensibilidad dental persistente debemos visitar a nuestro odontólogo para que pueda diagnosticar la causa de la afección y establecer un tratamiento adecuado.

Las caries pueden estar generando en nuestros dientes sensibilidad. En estos casos el dentista, es posible, que deba colocar un empaste para eliminar el problema. En caso de tener enfermedad de las encías, el profesional puede realizar una limpieza minuciosa bajo las mismas para eliminar el sarro y la placa que se aloja en ese lugar.

Puede ser que tras el estudio de nuestros dientes, el odontólogo recomiende la realización de alguna técnica invasiva, como una endodoncia o la cirugía periodontal. Si esto ocurre es porque la afección que nos está provocando la sensibilidad es más grave y hay que repararla.

Aunque generalmente, si la sensibilidad dental está producida por la exposición de la dentina, un barniz de flúor o la aplicación de flúor a través de una férula suele bastar para solucionar el problema de sensibilidad dental.

Ante cualquier pequeño problema dental hay que acudir al dentista para que sea el quien nos aclare la causa y nos ofrezca sus recomendaciones. De esta manera estaremos evitando que el problema se agrave y estaremos controlados por un profesional.