Odontopediatría: la primera visita al dentista

Visitar al dentista por primera vez no debe de ser un acontecimiento traumático para los niños. Por este motivo, se recomienda que los padres inculquen en los pequeños la necesidad de citarse con el odontopediatra de vez en cuando. Es muy importante que no se les hable a los niños de manera que puedan sentir miedo a acudir a la clínica dental. Hay que tener en cuenta que si el pequeño desarrolla una fobia en la infancia puede convertirse en un problema grave al llegar a la edad adulta. Así que visitar al odontopediatra desde bien pequeños puede ayudar a evitar el miedo al dentista.

¿Cuándo debe ser la primera consulta con el odontopediatra?

En función del odontopediatra que trate al menor las opciones son varias. Hay quienes dicen que los niños deben de acudir al dentista por primera vez al cumplir un año de edad y otros profesionales recomiendan la asistencia al odontólogo tras pasar seis meses desde la erupción de la primera pieza dental.

No obstante, una recomendación bastante positiva es que tu niño te acompañe a la consulta con tu dentista siempre que sea posible. De esta forma el pequeño se podrá familiarizar con la rutina de una clínica dental de forma sencilla. Aunque, eso sí, si padeces algún tipo de fobia o miedo al dentista no se recomienda que los niños acudan con los padres. Los pequeños asumen lo que ven y si te ven nervioso, probablemente lo interioricen y les cueste mucho visitar al odontopediatra con tranquilidad.

Nunca hay que hablar a los niños como si el dentista hiciera daño o en tono de amenaza. De esta forma estaremos garantizando que cuando sean mayores puedan acudir con normalidad a sus citas dentales, sin comportar graves problemas.

¿Qué ocurre en la primera visita al dentista?

Por norma general, el odontopediatra, que es un profesional cualificado y acostumbrado a tratar con niños de forma habitual, hará una primera consulta amena y divertida. La realidad es que, a no ser que sea estrictamente necesario, no se suele realizar grandes tratamientos en esta visita inicial.

Se trata de una consulta corta con el odontopediatra. Hay profesionales que piden a los padres que entren en la consulta con sus hijos, y otros que prefieren que los padres permanezcan fuera para estrechar lazos con el paciente infantil. No obstante, en esta ocasión se hará un examen completo de la cavidad oral del niño. Así se podrá comprobar que los dientes que ya han salido están sanos y fuertes, sin ningún tipo de caries. También se analizan las encías, la mandíbula y la mordida. Con todo esto el dentista ya contará con un principio de historia clínica que irá completando en el futuro, con las siguientes revisiones.

El odontopediatra tratará varios temas importantes con los padres de su paciente pediátrico. Entre estos temas destacan, la higiene oral, la necesidad de utilizar flúor en el niño, cómo va la erupción dental, su desarrollo oral, hábitos nutricionales para evitar caries y problemas dentales, etc. Además, el profesional responderá a todas las dudas que tengan los padres sobre la salud dental de los más pequeños.