Odontopediatría. Causas por las que llevar a los niños al dentista

El cuidado y la salud bucodental para los niños es fundamental. Además de tener buenas consecuencias a nivel estético, será la clave para evitar posibles enfermedades que pueden originarse en la boca. Por este motivo, conseguir que los niños dispongan de un correcto cuidado dental es muy importante. Además, es habitual que en los colegios les enseñen, desde bien pronto, la importancia de la higiene bucal. Para ello les suelen pedir que lleven su cepillo de dientes al cole. Aunque debemos de tener en cuenta que siempre serán los padres los que deban educar a sus hijos en todas las rutinas de salud dental.

Además, es muy importante que mientras el niño es pequeño los padres limpien sus pequeños dientes de leche para evitar que se generen las llamadas caries del biberón. Poco a poco serán los niños los que aprendan a lavarse los dientes ellos solos.

Son muchas las causas por las que se suele llevar a los niños al dentista, aunque las más frecuentes son la aparición de caries dental y los traumatismos dentales.

Caries dentales en niños. Odontopediatría

Por norma general, los padres creen que los niños más pequeños no pueden tener caries y no consideran de extrema importancia el cuidado de los primeros dientes de leche. Pero esto es un error que deben subsanar cuanto antes. Las caries pueden aparecer a cualquier edad y en todo tipo de dientes. Cuando hablamos de bebés, hay que tener especial cuidado con la posible aparición de las caries del biberón. Si este tipo de caries no se trata debidamente, pueden provocar algunos problemas graves en la futura dentición permanente, además de infecciones y dolor agudo en la zona en la que se ubica la caries dental.

Las caries dentales infantiles se producen por diversos motivos, exactamente igual que en el caso de los adultos. Aunque suelen estar más ligadas al consumo de azúcar y el tiempo que los alimentos azucarados permanecen en la boca de los menores. El azúcar que consumen los niños atrae a las bacterias que pueden dañar el esmalte de los dientes para terminar produciendo caries.

Para evitar la aparición de caries infantiles debemos llevar a cabo algunas medidas básicas, de higiene y hábitos alimenticios:

Evitar la ingesta indiscriminada de alimentos ricos en azúcar, como yogures azucarados, zumos, golosinas, etc.

Evitar dar a los bebés zumos de frutas en el biberón.

El chupete no se debe untar en miel o en azúcar porque esto haría que la glucosa permanezca demasiado tiempo en contacto con las piezas dentales.

El niño no tiene que estar acostumbrado a dormir con el biberón en la boca. Es decir, con el biberón con leche o con zumo. Si es con agua no hay problema.

Comenzar la rutina de higiene dental desde que son pequeños. Desde la aparición de las primeras piezas dentales debemos lavar la cavidad oral de los bebés con una gasita para remover los restos de alimentos y evitar la aparición de caries. Poco a poco, conforme el niño vaya creciendo, le enseñaremos a utilizar el cepillo de dientes para que él mismo aprenda las rutinas de higiene dental. Y, a partir de los dos años, más o menos, introduciremos el uso de una pequeña cantidad de pasta dental fluorada específica para niños.

Traumatismos dentales en los niños

Los traumatismos dentales o golpes en los dientes es otra de las causas más comunes que se tratan en las consultas de Odontopediatría. Cuando los niños más pequeños comienzan a andar es frecuente que se den golpes. Por norma general, estas caídas de bruces suelen afectar a los dientes superiores centrales. En estos casos puede ser que el diente se astille, se rompa o se pierda completamente. Lo primero que hay que hacer ante una situación así, es lavar la zona con agua para eliminar la sangre y la tierra y poder comprobar el alcance real de la lesión. En el caso de que el diente se haya roto o se mueva, será necesario acudir al odontopediatra inmediatamente.

Hay que tener en cuenta que los traumatismos en los dientes de leche pueden afectar a la dentición permanente, por lo tanto es necesario que el dentista valore el caso y realice un seguimiento del paciente.

En el caso de que se produzca un traumatismo dental en un diente fijo y este ocasione pérdida dental, habrá que rescatar la pieza dental y llevarla de inmediato al odontopediatra para intentar reimplantarla en la boca del menor.

Odontopediatría y el miedo al dentista

Por otra parte, hay que hacer hincapié en que el miedo al dentista es muy común en los niños. Esta patología tiene su origen en la infancia o en la adolescencia, en el 90 % de los casos. Por este motivo, es muy importante llevar a los niños al odontopediatra desde bien pequeños, para que se acostumbren a los distintos tratamientos dentales. Esta es la mejor forma de prevenir la aparición de patologías como el miedo o el pánico al dentista que, pueden ser responsables, incluso, de pérdidas de autoestima y problemas psicológicos cuando son adultos.