Mitos y verdades sobre la salud oral

La salud bucodental está tan estandarizada que siempre va acompañada de algunos mitos y verdades que es necesario aclarar para potenciar la correcta salud oral de cada persona. Una afirmación, por muy repetida que sea, no tiene por qué ser verdad. En este sentido, es fácil desmontar algunos mitos y aclarar algunas verdades en relación con este tema.

Mitos sobre la salud oral

  1. La limpieza bucal desgasta el esmalte: esta afirmación es rotundamente falsa. Una correcta rutina de higiene dental es perfecta para eliminar los restos de placa bacteriana que se alojan en las piezas dentales. De esta forma se evita la formación de sarro que puede ocasionar caries dentales. No obstante, lavarse los dientes de forma abusiva y con productos muy corrosivos sí que puede desgastar el esmalte. Pero siempre que se sigan las recomendaciones del odontólogo, la boca estará protegida.
  2. El sangrado de las encías al cepillar los dientes es normal: otra vez, se trata de una afirmación rotundamente falsa. Pese a que el sangrado de las encías es algo relativamente frecuente, esto no significa que sea algo normal. Si las encías sangran es porque hay alguna afección en la cavidad oral que puede provocar daños graves. La gingivitis suele ocasionar ese sangrado de las encías y si no se trata a tiempo es posible que se derive en una periodontitis, que puede provocar la pérdida de hueso y de la pieza dental.
  3. Las embarazadas carecen de calcio y se les caen los dientes: esto también es falso. Teniendo en cuenta que, durante la gestación, la mujer es capaz de traspasar el suficiente calcio para la formación ósea del feto, es fácil comprender que tendrá bastante calcio para mantener sus piezas dentales intactas. No obstante, sí que es habitual la conocida gingivitis gestacional. Se trata de una patología derivada de la incorrecta higiene dental por las náuseas que provoca cepillar los dientes durante la etapa gestacional.
  4. Hay que quitar siempre las muelas del juicio: no siempre es necesario extirpar las muelas del juicio. Cada caso es diferente y será el odontólogo el encargado de valorar cada historia clínica. Por norma general, no se recomienda sacar las muelas del juicio a no ser que estén provocando afecciones graves, como infecciones, u ocasionen demasiado dolor al paciente.
  5. Los blanqueamientos dentales caseros son efectivos: se trata de otra afirmación falsa. Un blanqueamiento dental solamente debe de realizarse en la clínica del dentista, en un entorno especializado y con los productos óptimos que garanticen la máxima calidad. Utilizar productos caseros que prometen blanquear los dientes puede provocar un desgaste del esmalte y situaciones graves en cuanto a la salud oral.

Verdades sobre la salud bucodental

  1. Las muelas del juicio no sirven para nada: esta afirmación es cierta. Antiguamente, los humanos usaban todas sus piezas dentales para facilitar la digestión, pero las dietas actuales hicieron que la morfología facial cambiara sobremanera, impidiendo, en muchos casos, que estas muelas surgieran. Esto implica que la utilidad actual de las muelas del juicio sea nula.
  2. Los refrescos con gas pueden dañar los dientes: otra vez estamos ante una gran verdad. Las bebidas gaseosas suelen contener un gran número de ácidos, además de muchísimo azúcar. Esto provoca un daño constante en las piezas dentales, promoviendo el desgaste de las mismas y ocasionando caries en los dientes.
  3. Los dientes hay que cepillarlos desde que los niños son muy pequeños: desde el nacimiento es importante comenzar con las rutinas de higiene dental. Desde que los bebés comienzan a ingerir alimentos, los padres deben de limpiarles las encías o los pequeños dientes de leche. A partir de los dos años, conviene comenzar con las rutinas de higiene dental específicas para los más pequeños. Todas estas buenas prácticas evitarán la aparición de caries en edades tempranas, fortaleciendo la salud dental en el futuro.
  4. El enjuague bucal es indispensable para la correcta higiene dental: totalmente cierto. Pese a no poder reemplazar al cepillado, un buen colutorio funciona como el complemento perfecto para cualquier rutina de limpieza dental exitosa.
  5. Fumar empeora la salud oral: otra vez, se trata de una afirmación cierta. Fumar debilita el sistema inmunológico, provocando que los daños bacteriológicos que se ocasionan en la cavidad oral sean más graves, posibilitando un mayor número de enfermedades dentales.