Mi hijo tiene los dientes separados. ¿Debo preocuparme?

Suele ser muy común que los padres e preocupen cuando comienzan a ver que los dientes de sus hijos salen separados. En primer lugar habría que dejar claro que la separación en los dientes de leche infantiles no debería de ser un motivo de preocupación por parte de los padres. Tengamos en cuenta que los dientes de leche son bastante más pequeños que los dientes definitivos. Estos últimos necesitarán más espacio para formarse de manera adecuada.

Dientes separados en la infáncia

El hueso alveolar en el que se forman los primeros dientes de los niños es también de reducido tamaño, por este motivo la mejor forma de que posteriormente quepa óptimamente la dentición definitiva es que las piezas dentales infantiles salgan separadas. Esto ocurre porque los dientes definitivos van a requerir del espacio que ocupan los de leche más el espacio entre dientes.

¿Es preocupante los dientes de leche separados?

Pues obviamente no. La realidad es que lejos de ser algo negativo, sería algo extremadamente positivo. Quizás debería preocupar más que los primeros dientes de los niños nazcan muy juntos. Vamos a explicar por qué.

Que los dientes de los niños nazcan separados es algo extremadamente positivo para evitar las caries en la infancia. Esa separación entre las piezas dentales permitirá que la saliva circule libremente entre los dientes, eliminando los restos de comida que puedan alojarse en ellos. Por norma general los padres no realizan la limpieza interdental de los menores con hilo dental y, en el caso de que los dientes infantiles estén juntos, esto será primordial para evitar la aparición de posibles caries. De hecho, las caries infantiles más frecuentes suelen ser las interdentales, concretamente en los molares inferiores. Así que la higiene dental en los niños será fundamental para evitar estos problemas.  Descubre como se deben cepillar los dientes los niños en este enlace.

El uso de la seda dental en los menores no debe de ser complicado si recurrimos a aplicadores específicos. La correcta higiene bucodental en los niños debe ejecutarse de la misma forma que en los adultos y evitar la aparición de caries pasa por eliminar cualquier resto de comida que pueda quedar en esos espacios entre los dientes. Obviamente si el niño tiene los dientes separados no será necesario el uso del hilo dental, por lo que la higiene será mucho más óptima.

Otro aspecto negativo de la erupción de la dentadura provisional sin separación es la malposición de los dientes definitivos. Si los dientes de leche están muy juntos, no habrá espacio suficiente para el nacimiento de la dentición definitiva. Como ya hemos dicho estos dientes ocupan más espacio que los provisionales. Así que es muy posible que esta característica provoque apiñamiento dental. Esto también incrementa el riesgo a padecer caries en los adultos, además de posibles problemas en las encías.

Para evitar cualquier problema dental en la infancia, que pueda acarrear consecuencias sobre la dentición definitiva, lo ideal será acudir al odontopediatra de forma regular. El profesional valorará los dientes del niño desde la infancia y su evolución. Es la mejor manera de llevar a cabo los tratamientos necesarios para garantizar una sonrisa perfecta y funcional.