¿Mal aliento? Alimentos que lo previenen o favorecen

El mal aliento o halitosis es un problema que afecta a un elevado porcentaje de la población global. Cerca del 50 % de las personas del mundo padecen o han padecido en algún momento de su vida situaciones en las que su aliento ha resultado desagradable. Por ello, es importante seguir buenas rutinas de higiene oral a diario. De hecho, el 90 % de los problemas de aliento están originados en la cavidad oral.

Entre las causas más comunes del mal aliento, destaca la baja producción de saliva. Esta sequedad bucal, junto a los residuos alimentarios que puedan quedar en la boca puede generar un entorno putrefacto que posibilita que algunas bacterias crezcan en el interior de la cavidad. Además, el pH natural de la boca aumenta, generando un lugar perfecto para que los malos olores se vean favorecidos.

Los compuestos sulfurados volátiles son los causantes principales de esta afección. En nuestra boca se acumulan gases, que se originan durante el metabolismo de ciertas bacterias orales. De ahí que la higiene se convierta en una prioridad.

Para acabar con la halitosis lo más importante es apostar por la correcta higiene bucodental. Es decir, es necesario cepillar los dientes tras cada comida, entre dos y tres veces al día. Pero, además, hay que prestar atención a las mejillas, la lengua y la zona interna de las piezas dentales. Para eliminar los restos de alimentos que provocan el mal olor en la boca es importante recurrir a la seda dental o a los cepillos interproximales. Para finalizar la higiene, el colutorio es un buen aliado para neutralizar los olores orales.

Además de la higiene dental, es importante visitar al dentista de forma periódica. Una vez al año es importante acudir a la clínica dental para valorar la situación de la boca. En estas revisiones es posible detectar caries o problemas orales de forma precoz.

Alimentos que inhiben el mal aliento

Son muchos los alimentos que pueden favorecer la salud de la cavidad oral. De hecho, muchos de ellos funcionan como inhibidores del mal aliento. Recurrir al consumo de este tipo de nutrientes puede funcionar como un remedio natural para combatir la halitosis y eliminar sus efectos negativos.

  1. Agua: una de las causas del mal aliento es la deshidratación o sequedad bucal. Por ello, es importante beber bastante agua durante el día. De esta forma se evitará que las bacterias vivan en un entorno favorecedor para ellas.
  2. Hierbas: el perejil, el romero, el eucalipto, la menta, la hierbabuena o la albaca, entre otras, son hierbas ideales para combatir la halitosis. Para ello, pueden tomarse en infusión a lo largo del día o masticarlas.
  3. Yogur: el yogur es un alimento probiótico que tiene flora bacteriana. Además de garantizar las defensas de las encías, la vitamina D que contiene es capaz de crear un entorno hostil para las bacterias que ocasionan mal olor en la boca.
  4. Vitamina C: tanto los cítricos como los frutos rojos cuentan con elevadas concentraciones de esta vitamina antioxidante. Su consumo también genera un entorno poco agradable para que las bacterias crezcan. Estos alimentos son, también, ricos en colágeno y esto favorece la salud de las encías.
  5. Jengibre: consumir pequeños trozos de jengibre puede funcionar como un perfecto neutralizador de olores en la cavidad oral. Además, favorece la secreción de saliva.
  6. Frutas y verduras: la manzana, el kiwi, la pera, la sandía, la zanahoria y el apio, entre otras, incrementan la producción de saliva. Además, al neutralizar los ácidos de la boca pueden reducir esa acumulación de bacterias que se produce. Por otra parte, con solo masticarlas se puede limpiar la superficie dental, eliminando también los posibles restos de alimentos que queden en los dientes.
  7. Limón: el limón es uno de los remedios naturales como el mal aliento más conocidos. Masticar trozos de limón sin eliminar la piel puede favorecer la cavidad oral.

Alimentos que favorecen la halitosis

Por otra parte, también existen algunos alimentos capaces de favorecer la halitosis. Los más conocidos y extendidos son el ajo y la cebolla. Pero, otros alimentos como los pescados enlatados o algunos lácteos también pueden favorecer las situaciones de mal olor en la cavidad oral.

El ajo y la cebolla son los alimentos más conocidos que producen mal aliento porque el olor tras su ingesta puede durar mucho tiempo. Esto se debe a que estos alimentos son absorbidos por el torrente sanguíneo, permitiendo que se eliminen a través de los poros a lo largo de varias horas.

El consejo no es eliminar estos nutrientes de la dieta, sino consumirlos con moderación. Por otra parte, evitar el alcohol y el tabaco puede resultar muy beneficioso para combatir el mal aliento.