Todo lo que debes saber sobre la enfermedad periodontal

La enfermedad periodontal es una patología, extremadamente común, de origen inflamatorio. Conocida, también, como periodontitis, afecta a los tejidos que rodean al diente, como las encías, el hueso alveolar, el cemento radicular y el ligamento periodontal. Sus fases se dividen en la fase de la enfermedad reversible y la irreversible.

Procesos de la enfermedad periodontal

El inicio de la enfermedad de las encías se denomina gingivitis. Este es el momento en el que la patología comienza y se trata de una fase completamente reversible. Es decir, con el debido tratamiento es posible frenar la progresión de la enfermedad y evitar daños mayores, como la pérdida de dientes.

La gingivitis suele caracterizarse por una inflamación, enrojecimiento y sangrado de las encías, generalmente durante el cepillado. La prevalencia de esta condición es realmente alta en la población joven y adulta.

En el caso de que la gingivitis no se trate rápidamente y de forma efectiva, desembocará, irremediablemente, en la enfermedad periodontal. En este momento la enfermedad de las encías ya ha progresado y las bacterias han llegado a otros tejidos gingivales, como el hueso alveolar o los ligamentos periodontales. A partir de aquí, la progresión de la patología es irremediable y de difícil control. La consecuencia final de estas situaciones es la pérdida de piezas dentales.

Por este motivo, en cuanto se comienzan a notar cambios en las encías o algún tipo de sangrado es muy importante visitar al odontólogo. el profesional podrá establecer un plan de tratamiento personalizado para limitar el progreso de la piorrea.

¿Por qué se produce la enfermedad de las encías?

El principal motivo por el que aparece esta enfermedad está ligado a la higiene dental. La gingivitis comienza debido a la exposición a las bacterias o biofilm oral, que forman la placa bacteriana y no son tratadas.

La placa bacteriana, cuando no se elimina forma sarro, una especie de masa amarillenta, que solamente se puede eliminar a través de limpiezas dentales profesionales. Este sarro es capaz de ocupar espacios interdentales o alojarse bajo la línea de las encías, afectando de forma muy negativa a las piezas dentales y a los tejidos que soportan los dientes.

La destrucción de estos tejidos será constante, si no existe un tratamiento que frene la enfermedad periodontal.

Otros factores, como la predisposición genética o los factores ambientales, como fumar o el estrés, también pueden incrementar el riesgo a sufrir estas graves patologías orales.

Tratamientos para la periodontitis

Los tratamientos para la enfermedad periodontal dependerán, siempre, del momento o la fase en la que esté la patología. En el caso de que sea el inicio de la gingivitis, el odontólogo realizará limpiezas dentales exhaustivas, para eliminar la placa bacteriana y el sarro de los dientes y los tejidos de la boca.

Si la enfermedad ya ha avanzado notablemente es probable que el periodoncista prescriba un alisado o raspado radicular. En los casos en los que la patología ha afectado de forma descontrolada al hueso alveolar y las piezas dentales ya no cuentan con el suficiente soporte, la colocación de implantes dentales puede ser la solución más estética y funcional.