¿Cómo limpiar tu prótesis dental?

La prótesis dental, más conocida comúnmente como dentadura postiza, requiere una serie de cuidados para que pueda garantizar su correcta funcionalidad en el interior de la cavidad oral. En la actualidad son muchos los avances en odontología los que han permitido que las prótesis dentales sean mucho más funcionales y estéticas. Generalmente se trata de dentaduras que ofrecen una apariencia muy similar a la de los dientes naturales.

Es probable que durante los primeros días de uso notes que te cuesta adaptarte a la prótesis, pero esto es algo común. Este proceso de adaptación es normal y todo aquel que lleva una dentadura postiza lo debe de pasar. Por ello, los odontólogos suelen recomendar usarla durante el mayor tiempo posible durante las primeras semanas. De esta forma, las encías y la lengua se adaptarán mucho más rápido a la nueva dentadura.

Por lo tanto, si al principio sientes algún tipo de irritación, movimiento o una mayor producción de saliva es completamente normal. No obstante, si estos inconvenientes se dilatan en el tiempo es esencial que acudas a tu dentista para que realice los ajustes oportunos en la prótesis dental.

Las dentaduras postizas son una d las soluciones más comunes cuando se producen numerosas pérdidas dentales en la cavidad oral. Actualmente, la solución más funcional y estética nos la aporta los implantes dentales. Pero, hay que tener en cuenta que hay personas que, por diversos motivos, no son buenas candidatas a la implantología. Aunque, si acudes a un buen implantólogo las posibilidades de éxito aumentan.

Cuidados esenciales de la prótesis dental

Son muchos los cuidados que debes llevar a cabo en tu prótesis dental para alargar su vida óptima. El primero, y más importante, es continuar con las visitas programadas a la clínica dental, para que tu dentista pueda comprobar el estado de la dentadura postiza y lleve a cabo los ajustes necesarios para que siempre permanezca en una buena posición en el interior de tu boca.

Además de esto, la higiene de la prótesis dental es primordial. Debes de tener en cuenta que las bacterias siguen estando presentes en tu boca y pueden dañar los tejidos que quedan en ella, provocando serios problemas en las encías. Por ello, hay que higienizar y lavar las dentaduras constantemente.

Limpieza de la dentadura postiza

  1. Primero debes de buscar un lugar idóneo para manipular la prótesis dental. Piensa que si se cae o sufre un gran impacto puede romperse. Por ello, el consejo es que coloques una toalla o paño mudillo sobre la superficie en la que estés manipulando la dentadura. De esta forma, si se te resbala el riesgo de rotura será menor.
  2. Tras cada comida conviene cepillar la prótesis dental con un cepillo suave y una pasta de dientes específica para las dentaduras postizas. En las farmacias podrás encontrar estas herramientas. Los dentífricos para prótesis están formulados para evitar la abrasión.
  3. El cepillado debe de ser exhaustivo. Es decir, tienes que hacer hincapié por todas las zonas de la prótesis. Así eliminarás las posibles bacterias que hayan quedado en ella tras la ingesta de alimentos.
  4. Aprovecha la limpieza de la dentadura para cepillar tus encías y la cara interna de las mejillas. Para ello, usa un cepillo específico para este uso.
  5. En el caso de que tras la comida no puedas cepillar la prótesis dental, enjuágate bien la boca con agua para eliminar las bacterias más visibles.
  6. Durante la noche, la recomendación es quitarse la prótesis dental para que las encías descansen debidamente. En ese momento la dentadura debe permanecer en un vaso con agua, al que le puedes incorporar una pastilla desinfectante para higienizar la prótesis completamente.
  7. Recuerda hacer siempre enjuagues con colutorios recomendados por tu odontólogo.