Las etapas de la enfermedad de las encías

Por lo general,  cuando hablamos de enfermedad de las encías existen tres etapas en su desarrollo. Estas etapas están marcadas por los daños ocasionados en la encía y las piezas dentales.

La enfermedad de las encías

Generalmente son tres:

  1. Gingivitis

La gingivitis es el inicio de una enfermedad periodontal más severa. Por lo tanto, su tratamiento y detección son muy importantes para salvar los dientes y mantener una boca sana. Si se permite que la enfermedad periodontal avance, es muy probable que se llegue a dañar el hueso alveolar, pudiendo llegar, incluso, a sufrir pérdidas de algunas piezas dentales.

La gingivitis está causada por la acumulación de placa y sarro en los dientes. Si las bacterias que deja la placa dental en los dientes no se eliminan a diario, pueden introducirse debajo de las encías llegando a afectar al hueso que sostiene los dientes.

Durante esta fase inicial de la enfermedad periodontal, una correcta higiene bucal en casa es fundamental. Es necesario cepillar los dientes a diario, usar hilo dental y enjuagues bucales antibacterianos. Si la inflamación en las encías persiste habrá que acudir inmediatamente al dentista para que pueda detectar si se ha producido daño en el hueso. Y, si es así, poder repararlo antes de que la enfermedad periodontal avance.

  1. Periodontitis

Si la gingivitis no se ha tratado a tiempo, lo más probable es que la enfermedad periodontal haya seguido su curso, afectando a los huesos y tejidos conectivos que hay bajo las encías. En este momento los daños son mucho más serios y deberá ser un odontólogo quien estudie el caso particularmente para ofrecer las posibilidades de tratamiento.

Cuando existe periodontitis, se forman en el hueso alveolar las llamadas bolsas periodontales. Estas bolsas acumulan bacterias y toxinas que están dañando el hueso en todo momento, pudiendo provocar la pérdida del mismo. Las bolsas periodontales sólo las puede detectar un dentista utilizando una sonda periodontal.

  1. Periodontitis avanzada

En esta fase de la enfermedad, las bolsas periodontales tienen un tamaño bastante grande, las fibras y el hueso que sujetan los dientes empiezan a dañarse irreparablemente, llegando a romperse.

Es en este momento cuando se puede producir la pérdida de las piezas dentarias si no se lleva a cabo un tratamiento.

Es posible tratar la periodontitis avanzada e, incluso, salvar los dientes dañados. Para ello, es necesario acudir al especialista para que pueda poner en funcionamiento el tratamiento más adecuado de manera inmediata. Además, será necesario seguir todas sus pautas y consejos de higiene en casa.

Síntomas de la enfermedad periodontal

Los síntomas de la enfermedad periodontal son muy variados. Si existe sospecha de cualquier tipo o fase de enfermedad periodontal es muy importante ir al dentista para que pueda realizar una revisión exhaustiva de los dientes y evitar daños más graves en la boca. Los síntomas más frecuentes son los siguientes:

  • Encías enrojecidas
  • Sangrado de las encías durante el cepillado
  • Encías retraídas. En ocasiones llega a verse el hueso alveolar
  • Mal aliento continuado

Tratamiento para la enfermedad periodontal

Si se trata de la fase inicial o gingivitis. El tratamiento en casa es fundamental. En estos casos es primordial llevar a cabo una higiene bucal exhaustiva y adecuada desde casa. Utilizando hilo dental y enjuagues recomendados por el odontólogo para tratar la gingivitis. Además, de cepillar los dientes varias veces al día.

La limpieza bucal profesional será necesaria para eliminar los restos de placa dental y el sarro que haya podido formarse en las capas internas de las encías, donde es imposible llegar con el cepillado o el hilo dental. Será el dentista el que recomiendo efectuar este tipo de higiene bucal.

En el caso de que la enfermedad periodontal haya avanzado demasiado y los huesos se vean afectados seriamente, es muy probable que el dentista recomiende un alisado radicular. Se trata de una limpieza muy profunda en la que se alisan los huesos que sujetan los dientes, eliminando las bolsas periodontales. Se esta manera se intenta evitar las pérdidas de piezas dentarias.

Las visitas periódicas al dentista son fundamentales para evitar estos problemas de salud dental graves. Acudir al odontólogo, por lo menos, una vez al año es muy importante para mantener la salud en los dientes.