La relación entre el tabaco y la estética dental

Que el tabaco afecta negativamente a la salud es algo conocido por todos. Fumar tiene efectos nocivos para el ser humano y está demostrado que el tabaco provoca serios problemas respiratorios y pulmonares. Además, es la principal causa de algunos tipos de cánceres.

Pero los efectos adversos a la nicotina van mucho más allá, dando lugar en muchas ocasiones a problemas estéticos. En ese sentido, fumar afecta por ejemplo a la piel, provocando su envejecimiento prematuro. Así mismo, el tabaco influye de forma negativa en la salud bucodental. Por lo que la estética dental, en la que centraremos este artículo, se ve considerablemente empeorada a causa de este mal hábito.

Cada vez que un fumador da una calada a un cigarrillo está introduciendo en su cuerpo miles de sustancias tóxicas y, precisamente, es la boca el lugar por el que entra el humo del tabaco, de ahí que esta zona sea una de las más afectadas.

Problemas estéticos provocados por el tabaco y soluciones

A nivel estético, la nicotina, el alquitrán y en definitiva las sustancias nocivas del tabaco, influyen directamente en la estructura del diente, el esmalte y su color.

Los dientes de los fumadores son más débiles ya que el tabaco ataca al esmalte y la placa dental, haciendo perder densidad a las piezas dentales y volviéndolos más frágiles.

Esto es debido a que muchos compuestos de los cigarrillos son absorbidos  directamente por los dientes, lo que se traduce en un cambio de pigmentación de estos. Es fácil reconocer a un fumador si se observa su sonrisa que normalmente se caracteriza por un color amarillento o amarronado, dándole un aspecto envejecido.

Las soluciones a estos problemas estéticos pasan directamente por el dentista, que según el problema que presente el paciente le ofrecerá soluciones a medida.

En ese sentido, para acabar con el problema de las manchas en los dientes el odontólogo puede optar una limpieza bucodental. Hoy en día existen muchas técnicas para llevar a cabo este tratamiento, como la limpieza dental con ultrasonidos, que contribuye a unos mejores resultados. El paciente también puede decidir realizarse un blanqueamiento dental, lo que mejorará mucho el aspecto de sus dientes.

Otra de las opciones es el uso de carillas de porcelana, que además de hacer desaparecer la pigmentación de los dientes ayudará a fortalecerlos y protegerlos.

Problemas de salud bucodental provocados por el tabaco

Pero la influencia negativa del tabaco en la boca no solo da lugar a problemas estéticos, sino que también afecta seriamente a la salud bucodental.

Diversos estudios demuestran que los fumadores tienen mayor número de bacterias en la boca que los no fumadores. Este hecho contribuye a que los fumadores presenten halitosis en una frecuencia mayor que las personas que no fuman.

También estas bacterias incrementan la aparición de caries y de sarro, algo que si no se controla y trata tiempo, de forma adecuada, puede provocar incluso la pérdida de piezas dentales. Además, fumar causa que se segregue menos saliva dejando a los dientes desprotegidos frente a las caries y el sarro.

Pero sin lugar a dudas las encías son las grandes afectadas por el tabaco. El consumo de cigarrillos tiene un efecto vasoconstrictor, esto significa que dificulta el riego sanguíneo de las encías así como la llegada de nutrientes y oxígeno necesario, este es el motivo por el que las encías de muchos fumadores presentan un aspecto blanquecino. Pero independientemente del color, el verdadero problema reside en la influencia del tabaco en la aparición de enfermedades periodontales como la gingivitis o inflamación superficial de las encías, o la periodontitis que es una inflamación más profunda de éstas.

En definitiva, la mejor solución a todos los problemas tanto estéticos como de salud bucodental es dejar de fumar, extremar la higiene dental y visitar al dentista con frecuencia.