La ortodoncia lingual: corregir los dientes sin que nadie se dé cuenta

En la actualidad existen numerosas alternativas de tratamientos para solventar problemas bucales causados por la incorrecta alineación de las piezas dentales, la maloclusión o el apiñamiento dental. Entre estas técnicas, la ortodoncia lingual se convierte en una de las más demandadas, debido a su componente extremadamente estético. Se trata de un tratamiento ortodóncico convencional pero totalmente invisible.

Cabe destacar que la ortodoncia lingual era una de las técnicas más utilizadas para corregir algunos problemas dentales. Pero cuando la ortodoncia invisible o Invisaling apareció, esta se convirtió en la más socorrida. La realidad es que ambas técnicas cumplen exactamente la misma función, pero la novedad radica en que a través de la ortodoncia invisible es imposible que se pueda desprender algún bracket y se evitan los daños en la lengua.

Los brackets que se colocan con la ortodoncia lingual se fijan en la cara interna de toda la arcada dental, es decir, detrás de los dientes. Esto hace que a simple vista sea imposible observar que se lleva una ortodoncia en esos momentos. Por lo tanto, este tratamiento está especialmente indicado a personas, adultas o adolescentes, que sienten la necesidad de reparar sus problemas bucodentales, pero no desean que la solución sea tan llamativa como cuando se coloca una ortodoncia convencional.

Al colocar la ortodoncia lingual o invisible, la superficie de los dientes no queda comprometida por ningún bracket o aparato. Pero la corrección que se ocasiona con este tipo de soluciones es prácticamente idéntica a la que se produce con tratamientos menos estéticos. Aunque, es cierto que el éxito del tratamiento depende de la experiencia del ortodoncista en este tipo de soluciones, el plan de tratamiento a seguir y la colaboración del paciente durante el proceso.

Es muy importante tener claro que no en todas las clínicas dentales cuentan con la ortodoncia lingual entre las posibilidades para corregir los defectos dentales. Se trata de un tratamiento dental que requiere una formación específica para el odontólogo, por lo que es muy importante acudir a clínicas especializadas en la materia, que ofrezcan todas las garantías de éxito al respecto.

Ventajas de la ortodoncia lingual

La ortodoncia lingual puede colocarse de dos maneras. Por una parte, es posible recurrir a brackets estéticos convencionales y, por otra parte, está la posibilidad de hacerlo todo a medida. Este último caso es el más recurrido porque aporta una precisión impecable a la hora de alinear las piezas dentales. Por norma general, cuando se ha diagnosticado el defecto de maloclusión o posición de los dientes, se diseña el plan de tratamiento a través de un programa informático en 3 dimensiones, que permite ver de antemano cuáles serán los resultados finales.

Con todo esto controlado, el ortodoncista comenzará a colocar los brackets linguales que, tienen unas ventajas claras frente a la ortodoncia convencional. En primer lugar, los resultados del tratamiento son prácticamente los mismos que se consiguen con tratamientos más clásicos, pero de una forma mucho más estética.

Durante el tratamiento de ortodoncia lingual, la higiene dental es mucho más fácil que con los brackets que se colocan en la cara externa de los dientes. Además, esta ortodoncia invisible evita que se dañe el esmalte de las piezas dentales, consiguiendo que no se descalcifiquen. Por último, también cabe mencionar que este tratamiento estético evita la aparición de manchas en los dientes.