¿Por qué la ortodoncia invisible es la más solicitada?

Hoy en día son muy variados los tratamientos de ortodoncia que pueden llevarse a cabo en una clínica dental especializada. No obstante, los pacientes suelen interesarse muchísimo por la ortodoncia invisible. Esto ocurre porque se trata de un tratamiento realmente estético y funcional que, además, es removible.

Características de la ortodoncia invisible

La ortodoncia invisible o Invisalign es una de las opciones en ortodoncia más actuales y novedosas. La tecnología se pone al amparo de todo el tratamiento para lograr una alineación perfecta de la dentadura del paciente en un tiempo bastante corto. Básicamente se trata de un conjunto de férulas o alineadores de plástico. Estas piezas son completamente transparentes y removibles, lo que facilita bastante la vida normal del paciente.

Estas férulas tienen una función muy sencilla, ir colocando los dientes paulatinamente. Al no incorporar ningún tipo de metal, se convierte en la solución más estética. Pese a que el alineador esté en la cavidad oral, este es tan transparente que apenas puede ser intuido por quien está frente al portador. Además, al ser removible es posible sacar el aparato en ocasiones especiales.

Para seguir un tratamiento de ortodoncia invisible, el ortodoncista realizará un completo estudio de la cavidad oral del paciente. Apoyándose en un potente y novedoso software informático será capaz de diseñar la sonrisa de su paciente a través de un ordenador. Este software irá mostrando las diferentes etapas de alineación de los dientas, hasta ofrecer el resultado final de la sonrisa.

El mismo software médico diseñará tecnológicamente las diferentes férulas que tendrá que llevar el paciente a lo largo de su tratamiento. En cada etapa del mismo será un alineador diferente el que trabajará en pro de garantizar la mejor estética y funcionalidad dental. El dentista indicará al paciente cuándo se debe cambiar de férula.

Ventajas de Invisalign

Las grandes ventajas de la ortodoncia invisible son las que hacen que los pacientes de las clínicas dentales se interesen muchísimo por estos tratamientos. No obstante, cuando se trata de pacientes infantiles se suelen recomendar los brackets de toda la vida, ya que es importante que el tratamiento se siga de forma exhaustiva para que sea exitoso.

La principal ventaja de Invisalign es la estética. Nadie va a darse cuenta de que llevas ortodoncia y las piezas dentales irán alineándose óptimamente. Por otra parte, se trata de unas férulas completamente removibles. Esto es perfecto para que el paciente pueda comer con tranquilidad y llevar a cabo una higiene perfecta en sus piezas dentales.

Otra ventaja es que el tratamiento es completamente predecible. Al realizarse todo el diseño a través del software informático, tanto el odontólogo como el paciente podrán comprobar los resultados finales del mismo en todo momento.

Por último, la ortodoncia invisible es un tratamiento confortable e indoloro que, además, no requiere tantas visitas a la clínica dental como los otros tipos de ortodoncia con brackets, que es necesario ajustar continuamente.