Durante la menopausia presta atención a tus dientes

La menopausia es una condición que afecta a todas las mujeres que superan una cierta edad. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) el incremento en la esperanza de vida que se está viviendo en la actualidad hará que en el año 2030 haya en el mundo algo más de un billón de mujeres mayores de 50 años de edad. Esto indica que las enfermedades que se asocian a esta etapa de la mujer serán crecientes.

Además de los cambios hormonales que se producen a nivel general y el aumento de patologías relacionadas con ellos, los problemas de salud dental son muy importantes. Por ello, es esencial prestar atención a tus dientes cuando entres en esta etapa de la vida. Visitar al dentista de forma periódica puede conllevar una salud bucodental mucho más óptima.

Por otra parte, seguir las mejores rutinas de higiene oral, durante la menopausia, es una necesidad primordial para evitar gran parte de las afecciones dentales asociadas a esta condición.

Afecciones dentales asociadas a la menopausia

  • Síndrome de ardor bucal: el descenso en los niveles hormonales de las mujeres que han comenzado con la menopausia puede ser el origen de gran parte de estas afecciones. El síndrome de ardor bucal es más común en aquellas mujeres que ya han superado esta etapa. Es decir, suele afectar comúnmente a mujeres postmenopáusicas. Se caracteriza por generar un ardor constante en zonas como la lengua, labios y encías. En ocasiones se presenta como una sensación de quemazón y puede conllevar la dificultad de ingerir alimentos.
  • Xerostomía: la xerostomía o síndrome de la boca seca también es común en pacientes menopáusicas. Generalmente, durante esta etapa de la vida, las secreciones salivales son mucho menores. Esto genera sequedad bucal. La xerostomía puede estar asociada a inconvenientes a la hora de hablar, tragar o masticar.
  • Pérdida de piezas dentales: la osteoporosis es una de las patologías más comunes asociadas a la menopausia. Este debilitamiento de los huesos genera un desgaste en los mismos, que en el caso de los huesos de la cavidad oral es probable que genere enfermedades periodontales. Si estas patologías no se tratan rápidamente la pérdida de dientes puede convertirse en una de las peores consecuencias.
  • Gingivitis descamativa: la reducción en los niveles hormonales podría generar esta afección bucodental. Las capas exteriores de las encías se separan, dejando al aire las terminaciones nerviosas.
  • Caries radiculares: una consecuencia de la gingivitis descamativa es la posible aparición de caries radiculares. La característica principal de este tipo de caries es que surgen en la raíz de las piezas dentales.

Para evitar la aparición de todos estos problemas dentales durante la menopausia, es muy importante mantener una salud dental perfecta. Para ello, las visitas periódicas a la clínica dental son esenciales. Pero, también es necesario seguir unos hábitos de vida saludables y una higiene dental óptima.