La mala praxis en clínicas Vitaldent

El problema que se destapó no hace mucho sobre las clínicas dentales Vitaldent va mucho más allá de la corrupción y el blanqueo de capitales. Tras las conversaciones obtenidas por la Brigada Central de Blanqueo de Capitales y Anticorrupción, que recogen en un completo informe, se destapan graves casos de mala praxis en gran parte de las clínicas de la firma.

Sin duda alguna es esto lo que más debería de preocupar a los responsables de la cúpula de Vitaldent, pero parece que no es así, ya que han intentado esconder pruebas que demuestran este hecho, como se recoge en el informe del que nos estamos haciendo eco. Al final, actuar con mala praxis y, además, ser consciente de ello, pone en serio peligro la salud de los pacientes que pusieron toda su confianza en las clínicas dentales Vitaldent.

Pruebas de mala praxis en Vitaldent

Según el informe que estamos comentando, la mala praxis de algunos profesionales ha provocado graves perjuicios a los pacientes, poniendo en serio riesgo la salud de los mismos. Muchos de estos casos han sido puestos de manifiesto ante la cúpula de la cadena de clínicas dentales, pero nadie ha aportado solución alguna. Solamente se han lavado las manos indicando que deben de gestionar la queja con el departamento de calidad.

Según todos los datos aportados por esta brigada, Ernesto Colman, propietario de la cadena de clínicas dentales Vitaldent, era conocedor de los casos más graves de mala praxis. Pero ahí no queda la cosa, porque, además, intentó taparlos todos y cada uno de ellos.

El director de las clínicas Vitaldent de Palma de Mallorca, Agustín Mazarredo, se hizo pasar por odontólogo profesional para atender a pacientes en su clínica. Este señor ni tiene formación universitaria ni está dado de alta en ningún colegio profesional. Lo curioso del caso es que un dentista le comunicó esto a Colman en una llamada. En esta misma conversación, el propietario de Vitaldent, también recibe la noticia de que en las clínicas de Mallorca se están, presuntamente, quedando con dinero de forma fraudulenta. De las palabras del empresario se desprende una gran preocupación por este hecho, pero obvia completamente la cuestión de la mala praxis.

En otra conversación de Colman con el director comercial de Vitaldent se recoge que el primero solicitará las pruebas que dice tener el dentista que comentó lo de la mala praxis para quedarse con ellas y que no salgan a la luz.

Además de todo esto, en la clínica dental de Rivas Vaciamadrid se estaba dando puestos de trabajos a profesionales sin la cualificación necesaria. Especifican, además, que, al no tener higienistas, estaban dedicándose a realizar estos tratamientos personas que carecen de titulación. Por otra parte, en las conversaciones sale a la luz el nombre de un odontólogo que ha ejecutado tratamientos dentales totalmente deficientes.