La importancia de lavarse los dientes antes de dormir

Lavarse los dientes a diario es muy importante. La recomendación es realizar la rutina de higiene dental entre dos y tres veces diarias, preferiblemente tras haber ingerido alimentos. Eso sí, es primordial esperar un tiempo prudencial entre las comidas y el cepillado dental. De entre todas las rutinas de limpieza de dientes, la de la noche, antes de ir a dormir, es la que adquiere una mayor importancia por diversos motivos.

Hay que tener en cuenta que mientras se está durmiendo, las bacterias campan a sus anchas en la boca, contando con un mayor espacio para actuar negativamente y formando la conocida placa bacteriana. Esto ocurre porque el nivel de pH disminuye durante las horas de sueño a la vez que se genera menos saliva.

Teniendo en cuenta que el pH de la saliva genera un entorno hostil para la proliferación de bacterias, ya que neutraliza los ácidos de la boca, es fácil comprender los motivos por los que la higiene dental nocturna es de las más importantes. Al existir una menor producción de saliva, las bacterias crecen de forma más rápida, permitiendo la formación de placa bacteriana y desmineralizando los dientes.

Para atajar este problema, lavarse los dientes, concienzudamente, justo antes de acostarse es un acto fundamental. Lo que se consigue a través del cepillado dental es eliminar las posibles bacterias que se alojan en la cavidad bucal, evitando el riesgo de que trabajen en pro de la creación de placa bacteriana, dañando las encías y los dientes. Además, la higiene dental de noche debe de ser muy completa, incluyendo el uso de la seda dental o los cepillos interproximales. Utilizar una pasta fluorada y cepillar las piezas dentales durante, por lo menos, dos minutos es la acción más importante para garantizar una boca sana y saludable. Tras esto habrá que recurrir al hilo dental para eliminar los restos de alimentos que puedan quedar en zonas a las que el cepillo no consigue acceder. Y para finalizar, se puede realizar un enjuague óptimo con un colutorio antiséptico.

Particularidades a tener en cuenta antes de lavarse los dientes

Como hemos comentado al principio, es muy importante realizar como mínimo dos rutinas de higiene dental al día, aunque lo óptimo serían tres, coincidiendo con las comidas. Pero hay que tener en cuenta que no es conveniente realizar el cepillado de dientes justo después de terminar de comer. En ese momento, los ácidos de los alimentos están en su máximo esplendor y se puede conseguir el efecto contrario al buscado. Es decir, que, al realizar la técnica de cepillado, los ácidos se esparzan por toda la cavidad bucal. Por lo tanto, habría que esperar un tiempo a que la saliva vuelva a conseguir el pH adecuado. Más o menos media hora entre comida y rutina de higiene oral será más que suficiente.

Si no se pueden realizar los tres cepillados de dientes recomendados, habría que ejecutar, por lo menos, dos de ellos, siendo el de antes de dormir el más importante de todos. Es fundamental garantizar la protección de las piezas dentales en momentos de riesgo, como cuando se está durmiendo.