La importancia del hilo dental en tu rutina diaria

Ejercer una correcta higiene dental es fundamental para mantener una salud bucodental de lo más saludable. Por este motivo es necesario realizar una limpieza oral muy completa. Para ello, se requiere el uso del hilo dental o los cepillos interproximales para completar la higiene de nuestras piezas dentales tras el cepillado de dientes.

La placa bacteriana, que se acumula activamente en los dientes, es un arma que alimenta y ocasiona las caries dentales. En este sentido, la remoción de la placa dental es fundamental y para conseguirlo es necesario sumar a la rutina diaria de higiene el uso del hilo dental. Según la American Dental Associaton (ADA), el hilo dental es el instrumento más eficaz que tenemos a nuestro alcance para luchar contra la temida placa bacteriana.

Resulta obvio pensar que con un correcto cepillado de dientes es posible eliminar la placa dental, pero ¿qué ocurre con los restos de alimentos que permanecen bajo la línea de las encías o de los dientes? Está claro que también pueden provocar placa y dañar nuestros dientes hasta que, tras la formación de sarro, se comiencen  a producir las caries dentales.

El hilo dental para prevenir enfermedades periodontales

Tanto el uso del hilo dental como de los cepillos interproximales, nos puede ayudar a evitar la aparición de caries y, además, nos garantizaría la prevención contra enfermedades periodontales graves, que puedan conllevar la pérdida de piezas dentales. Esto, además de suponer un gran ahorro económico, nos aporta una inmejorable salud oral.

Gran parte de las personas no saben cómo utilizar correctamente el hilo dental. Este es el motivo principal de que su uso no sea tan frecuente. En estos casos, lo ideal es que en cualquier visita a la clínica dental, se solicite al odontólogo información o una demostración de cómo es el correcto uso de los cepillos interproximales y el hilo dental. Viéndolo in situ será muchísimo más fácil aprender a utilizar estas herramientas de higiene dental tan potentes.

No obstante, vamos a ofrecer algunos consejos básicos para aprender. Utilizar debidamente el hilo dental.

Cómo usar el hilo dental

– En primer lugar es necesario cortar un trozo de hilo dental. Con medio metro más o menos tendremos suficiente para ejercer una limpieza adecuada.

– Hay que enrollar este hilo en los dedos corazón de ambas manos y usar los pulgares para ir moviéndolo y recogiendo el que ya se ha utilizado. Los pulgares también nos servirán para mantener el hilo dental muy bien estirado.

– Luego hay que introducir el hilo dental entre los clientes y realizar movimientos de fricción para remover la placa bacteriana que queda en estos espacios. Formando una pequeña curva haremos lo mismo bajo la línea de las encías.

– La fricción debe realizarse de abajo hacia arriba y viceversa. De esta forma conseguiremos una limpieza mucho más óptima.

Esto es necesario realizarlo, por lo menos, una vez al día como parte de nuestra rutina de higiene dental. Obviamente, la higiene oral con el hilo dental no debe provocar dolor, aunque es posible que las primeras veces que lo usemos acuse unas pequeñas molestias que desaparecerán en cuanto tengamos su uso totalmente integrado en nuestras rutinas de higiene dental.

En el caso de que sí que sintamos dolor, es posible que no se esté realizando bien la limpieza con hilo dental. El mejor consejo sería  acudir al dentista y trasladarle el problema. Él sabrá explicarnos, con demostraciones, la mejor forma de incluir la seda dental en nuestra rutina, así como la manera correcta de usarla.