La importancia de los enjuagues bucales y colutorios

La correcta salud bucodental depende de muchísimos factores. Entre ellos, uno de los más determinantes es la higiene oral. Esto quiere decir que cuanto mejor sea nuestra higiene dental, en mejores condiciones estará la salud de nuestra cavidad oral. Teniendo en cuenta que por la boca entran un montón de gérmenes y bacteria, las correctas técnicas de limpieza se harán imprescindibles para garantizar una salud de hierro. Los enjuagues bucales y colutorios son imprescindibles para lograr todo esto. ¿Por qué? Pues porque la boca dispone de huecos y lugares de difícil acceso para el cepillo de dientes y utilizar este tipo de productos nos puede garantizar una higiene mucho más acertada.

La importancia de la higiene bucodental

Los gérmenes y bacterias que se acumulan en la cavidad oral pueden conllevar el desarrollo de una serie de enfermedades, si no se ejecuta una correcta higiene dental. Desde la creación de caries, mal aliento o halitosis, hasta gingivitis y otros tipos de enfermedad periodontal se pueden formar si no prestamos la suficiente atención a la limpieza de la cavidad bucodental.  Además, algunas de estas patologías pueden provocar la pérdida de piezas dentales, si no son tratadas a tiempo. Cabe destacar la posible aparición de infecciones que pueden llegar a la sangre si descuidamos nuestra salud oral. Por lo que siempre recomendaremos llevar una buena higiene dental, además de seguir un plan de visitas periódicas con el dentista para que se pueda evaluar de forma clara la salud de nuestros dientes.

Usos del enjuague bucal

Para lograr que la salud bucodental sea la más adecuada es muy importante prestar atención a la técnica de cepillado de dientes. Lavarse los dientes como mínimo dos veces al día, siguiendo los consejos que nos ofrece el odontólogo sobre esto, y utilizar hilo dental o cepillos interproximales para acceder a los lugares a los que el cepillo de dientes no puede llagar es primordial. Y lo ideal para rematar una correcta higiene oral es enjuagarse la boca con un colutorio adecuado. En la actualidad existen muchos tipos de enjuagues bucales. Nuestro dentista nos indicará cuál es el más adecuado en función de las necesidades concretas de cada paciente.

El colutorio debería utilizarse por lo menos una vez al día, tras terminar con todo el proceso de higiene bucal. Cada fabricante indica en su envase la correcta forma de uso. No obstante, por norma general, su uso es muy sencillo. Debemos introducir en la boca unos 20 ml. de enjuague, sin diluir, y procedemos a enjuagar nuestra boca, llevando el producto a todas las zonas, durante más o menos un minuto. Después retiramos el producto y habremos terminado.

El correcto uso del colutorio dental hará que nuestra boca disponga de mucha más salud, además de un aliento fresco. Los restos de bacterias que pudieran permanecer en las mejillas habrán desaparecido si hemos llevado a cabo una limpieza dental acertada.

Tras el uso de los enjuagues bucales, hay que tener en cuenta que no se deberían ingerir alimentos de forma inmediata. Esto es así para garantizar su efecto protector. Utilizar los colutorios en la rutina de higiene dental nocturna, antes de ir a la cama, es la opción más correcta. Mientras dormimos la capacidad de salivación es menor y es una forma de garantizar una correcta salud bucodental.