La importancia de las encías durante el embarazo

Durante el embarazo se producen una serie de cambios hormonales que afectan a los vasos sanguíneos de las encías provocando una inflamación de las mismas, lo cual se manifiesta por un sangrado de las encías con tan solo tocarlas o al cepillarse.

Estos síntomas aparecen a partir del 2o mes pero se acrecientan durante el 2o trimestre.

En las primeras etapas del embarazo se produce un aumento de estrógenos y posteriormente cuando la placenta está bien asentada el aumento es de la progesterona. Por todo ello es muy importante el realizar una revisión previa con anterioridad al embarazo o al principio del mismo si no ha sido posible antes.

En esta exploración se ha de comprobar además del estado de las encías, la posibilidad de que exista alguna caries o foco de infección, los cuales que podrían agravarse durante el periodo de gestación con la consiguiente situación de estress que se produciría y la necesidad de tener que tomar medicación analgésica y/o antibiótica que aunque si es necesario puede administrarse se tiene que intentar evitar al máximo.

El sangrado que aparece en este periodo es producido por la liberación de sustancias oxitócicas y posteriormente de prostaglandinas que actúan como inductoras de las contracciones en el útero.

Es por ello que las embarazadas que sufren de periodontitis y no guardan una buena salud bucal durante el embarazo hay estudios que demuestran que tienen un elevado riesgo de sufrir un parto prematuro y/o un bebe con bajo peso según han afirmado diversos especialistas.

Se puede y es necesario tratar la gingivitis en el embarazo, si aparece, con una higiene bucal correcta instrucciones de higiene oral. Si por el contrario la mujer padece una periodontitis se ha de realizar un raspado y un alisado radicular. Todo ello es mejor realizarlo durante el 2o trimestre, evitando cualquier tratamiento en el último trimestre y siempre el tratamiento se ha de hacer en una posición semisentada pero nunca estirada del todo.

Es muy importante mantener un buen estado de las encías previo al embarazo pues de lo contrario en más del 40% de los casos la gingivitis puede ser importante pudiendo llegar a degenerar en una pérdida de hueso con la consiguiente pérdida de soporte de los dientes y movilidad de los mismos.

Si previamente eliminamos la placa bacteriana que existen en la boca, la inflamación y el sangrado disminuirán a pesar de los cambios hormonales que habrán durante este periodo.

Otra alteración de las encías que puede aparecer es el llamado “tumor del embarazo” que se manifiesta como una bolita muy enrojecida en las encías que sangra y duele bastante. Este es benigno y se ha de tratar eliminando las bacterias que lo producen.