La erupción dental infantil

Una de las mayores preocupaciones de los padres a la hora de visitar las clínicas dentales está relacionada con la erupción dental infantil. Además, en el caso de que se trate de padres primerizos, suelen contar con serias dudas acerca de cómo afecta la primera dentición a sus hijos pequeños. Por este motivo, vamos a explicar algunas cosas a tener muy en cuenta sobre la aparición de los primeros dientes de leche.

Es importante saber que, tras la erupción de los primeros dientes en los niños, es conveniente que se visite al odontopediatra. El profesional podrá comprobar que los dientes están saliendo correctamente y solventar cualquier posible problema que se pueda originar. Además, iniciará una historia clínica dental temprana que servirá de mucha ayuda en el futuro. Y, obviamente, también ofrecerá a los padres y madres consejos sobre la salud dental infantil y cómo afrontar ciertos episodios.

Erupción dental de los primeros dientes de leche

Una de las principales dudas que plantean los padres es cuándo deben aparecer los dientes de leche en sus hijos. En este sentido, es importante saber que no existe una regla matemática que indique el momento exacto de la primera erupción dental, aunque lo habitual es que el primer diente salga hacia los seis meses de edad. No obstante, hay bebés que comienzan a erupcionar sus piezas dentales a los tres meses, de forma prematura, y otros que pueden tardar hasta un año. En el caso de que el bebé haya cumplido ya el año y no cuente con ningún diente de leche, la visita al odontopediatra es muy importante para comprobar lo que está ocurriendo.

El primer diente en erupcionar suele ser el incisivo frontal inferior, para posteriormente comenzar a verse los cuatro dientes inferiores y superiores. Los primeros molares en salir a los niños suelen aparecer cuando los pequeños tienen un año aproximadamente.

En cuanto a las molestias de los niños con la erupción dental es cierto que es posible que cuenten con un poco de malestar, aunque no es habitual que los niños se quejen mucho. Los padres notarán estas molestias en las encías porque los niños empiezan a masticar objetos con más ímpetu, además de cambiar un poco su comportamiento y estar un pelín más irritables. Obviamente no hay que alarmarse porque esto es muy normal. Para calmar las molestias durante la erupción dental infantil se les puede dar mordedores enfriados previamente.

La fiebre puede aparecer ligeramente cuando el niño está en el proceso de dentición, pero una fiebre alta no debería de estar ligada a ello. Por lo tanto, en el caso de que el pequeño padezca un proceso febril elevado lo mejor será llevarlo al pediatra porque lo más probable es que no guarde relación con la erupción dental.

Ante cualquier duda relacionada con la dentición infantil, visitar al odontopediatra regularmente es muy importante. El profesional sabrá tratar a los pequeños y podrá informar en todo momento de los pasos y cuidados dentales que deben de seguir los padres. Y, desde luego, la higiene dental en los niños y bebés es fundamental para garantizar una correcta salud oral en los más pequeños.