La correcta masticación evita la aparición de infecciones orales

Siempre se ha sabido que masticar correctamente los alimentos es esencial para que la entrada de nutrientes al tracto intestinal sea óptima. Además, al comer de una forma menos rápida, el cerebro recibe señales de saciedad mucho antes que de otra forma. En este sentido, algunos estudios han reflejado que en la masticación está la clave para evitar engordar cuando se come debidamente. El nuevo hallazgo radica en lo importante que resulta masticar la comida de forma adecuada para evitar infecciones bacterianas en la boca.

Científicos de la Universidad de Manchester, en Reino Unido, han realizado un completo estudio que demuestra la importancia de la masticación a la hora de la producción de unos linfocitos esenciales que juegan un importante papel en el sistema inmune. El trabajo ha sido publicado en la revista Inmunity y explica cómo es posible que solo masticando bien la comida se pueda contar con un menor riesgo a sufrir enfermedades infecciosas orales.

Según los científicos, durante el proceso de masticación se estimula la producción de unos linfocitos conocidos como Th17. Estas células son esenciales en el sistema inmunitario para prevenir las infecciones bacterianas y fúngicas que aparecen en la boca. Toda la estimulación se produce cuando se mastica. Esto, obviamente, puede conllevar una respuesta inmune que protege las encías.

La masticación como barrera inmunológica

El sistema inmunitario intenta eliminar y luchar contra las posibles infecciones asociadas a la ingesta de alimentos. Pero, ahora, según los datos de este estudio, la importancia de la masticación es fundamental. No solo es lo que se come, sino cómo se come.

Para llevar a cabo el estudio, los científicos usaron un modelo animal al que iban suministrando alimentos, cada vez de mayor dureza. De esta forma conseguían que los animales se fueran esforzando en la masticación cada vez más. Lo que detectaron los responsables de la investigación fue que cuánto más se masticaba mayor era la producción de los linfocitos señalados. La conclusión a la que llegaron fue que la masticación es un punto clave a la hora de producir células que trabajaran en el sistema inmune contra las infecciones orales.

Los linfocitos Th17 no solo están en la boca, sino que también se encuentran en otros lugares, como el intestino o la piel. Además, según los investigadores, este tipo de células del sistema inmunológico pueden resultar beneficiosas a la hora de prevenir la aparición de patologías en otros órganos. De hecho, son muchas las enfermedades que están relacionadas con las infecciones orales. De ahí la importancia del estudio y este nuevo hallazgo.