La alimentación y la salud bucodental

Existen algunos alimentos que pueden dañar el esmalte o provocar problemas en la salud bucodental. Mientras que todo el mundo comprende que los azúcares refinados son muy perjudiciales para las piezas dentales, la población no ha asimilado todavía que la excesiva ingesta de algunos tipos de alimentos saludables puede inducir a un deterioro paulatino de la salud bucal.

Cómo influyen los alimentos a tu salud bucodental

Por ejemplo, consumir alimentos ácidos de forma frecuente puede dañar el esmalte y la dentina. Muchos de ellos, como los cítricos, son muy saludables para el organismo, pero no son buenos amigos de la conservación de la dentina. Debe quedar claro que consumir cítricos es muy importante porque contienen vitamina C, un antioxidante que además ayuda positivamente a la regeneración del colágeno de las encías. El problema es que el ácido de estos productos puede erosionar el esmalte, llegando a atravesarlo y creando sensibilidad dental. No obstante, no se trata de eliminar los cítricos de la dieta, sino de consumirlos con precauciones y con moderación.

Por ejemplo, muchos dentistas recomiendan no lavarse los dientas nada más haber terminado de consumir alimentos de elevada acidez. Esto es así, porque al cepillar los dientes justo tras la ingesta de ácidos, la dentina puede desgastarse más rápidamente ya que se estaría esparciendo el ácido por toda la cavidad oral. La recomendación es esperar en torno a media hora para realizar el cepillado dental de rigor.

En cuanto a los refrescos con gas, todo el mundo sabe que los azúcares añadidos que contienen son muy perjudiciales para la salud, además de ser causa de muchas caries dentales. Pero lo que quizás no conoce la gente es que se trata de bebidas ricas en ácidos. Por lo que si se opta por el consumo de refrescos light para eliminar algunos riesgos, el daño de la dentina y el esmalte seguirá siendo elevado. Reducir considerablemente la ingesta de estas bebidas es el mejor gesto para lograr una salud mucho más adecuada.

Lo mismo ocurre con las bebidas energéticas. Los deportistas las suelen ingerir justo después del entrenamiento a modo de hidratación. Este tipo de bebidas aportan al deportista las sales minerales que ha perdido durante la sesión deportiva, pero también tienen un alto contenido ácido. Al tomarlas en el momento de deshidratación, el daño será mayor, porque la segregación de saliva es mucho menor y no existe la protección que esta ofrece a los dientes. Algunos estudios elaborados sobre las bebidas energéticas han puesto de manifiesto que solamente los deportistas de élite necesitan tomarlas después de sus sesiones de ejercicio. Por lo tanto, es posible reducir su consumo.

Alimentos que tiñen el esmalte

Por otra parte, existen algunos alimentos que son muy positivos para la salud bucodental que, si se toman en cantidades muy elevadas, pueden provocar coloración en los dientes. Esto ocurre, por ejemplo, con el té verde. Esta bebida es perfecta para salvaguardar la salud de dientes y encías por sus tremendas propiedades positivas. Sin embargo, los odontólogos recomiendan tomar entre 2 y 3 tazas diarias para evitar que los dientes terminen tiñéndose. Conoce más en este artículo sobre como puede ayudar el té verde a tu boca y dientes.

Lo mismo ocurre con el vino. Pese a que el alcohol no es nada bueno, el consumo de una copa pequeña de vino tinto puede ser un gesto positivo por su elevado contenido en polifenoles (resveratrol). El problema es que si se ingiere en elevadas cantidades, puede provocar tinción y manchas en los dientes.